miércoles, 29 de abril de 2015

Southern Bastards: Jason Aaron siendo Jason Aaron

Después de mucho, muchísimo tiempo, un post en Ciudadano Pop, y no es para vender algo. Si, así es y esperemos poder darle más continuidad a este blog, como se merece.

Jason Aaron es uno de los escritores más exitosos de los últimos tiempos, unas de las nuevas estrellas en el cómic moderno, compartiendo ese firmamento con escritores de probada calidad como Scott Snyder, Jeff Lemire, Dan Slott, entre otros. Y en esta oportunidad lo que nos convoca es su ultimo trabajo en un sello independiente, como es Southern Bastards, que inclusive se encuentra nominado a los Esisner´s Award.



Aaron empezó a hacerse conocido con Scalped, cómic ambientado en una reserva india de los Estados Unidos, donde el vicio, la muerte, la traición y la acción eran el día a día. Ahora, luego de realizar trabajos para Marvel, regresa a una serie de su creación y fuera del mainstream como es Southern Bastard, ambientada en Alabama, específicamente en el Condado de Craw. En esta historia nos vuelve a mostrar su gran capacidad para plasmar aquel dicho que reza de la siguiente manera: "Pueblo chico, infierno grande". Aaron nos lleva de la mano y nos sumerge en un mundo violento, sin reglas, donde prevalece la ley del más fuerte, donde la autoridad no la ejerce quien se supone debería hacerlo, si no aquel que ha sabido acumular poder, un pueblo lleno de pecados y pecadores. 



La estructura de la trama, de acuerdo a lo que se puede apreciar hasta ahora en los ocho números que van publicados, no presenta un personaje principal, no; cada arco argumental se centra en un personaje y sus aventuras y desventuras en el Condado de Craw. El primer arco nos muestra a Earl Tubb un viejo amargado con la vida, quien regresa al Condado a cerrar unos temas pendientes y no demorará en meterse en problemas con el dueño del pueblo, el entrenador del equipo local de football americano, Euless Boss. Earl Tubb se enfrenta a si mismo y a su pasado, mientras se granjea el odio de los poderosos del pueblo por hacer lo que el cree es lo correcto; asimismo, se van sucediendo algunos hechos de tinte sobrenatural que terminan por darle una tónica un tanto desconcertante a la historia. El segundo arco argumental se centra precisamente en Euless Boss, y es una historia mejor lograda que la primera, con una mayor intensidad narrativa y llena de crueldad, reflejando hasta donde puede llegar un ser humano que es presionado hasta el fondo y luego empieza a escalar a costa de todo. El tercer arco argumental, de acuerdo a algunos avances, nos indica que va a estar centrado en la hija de Earl Tubb, lo que, sin ahondar en spoilers, es algo muy prometedor para el futuro de la historia.



Si disfrutaron Scalped, entonces Southern Bastards los va a deleitar como unos condenados, la dosis de violencia y crueldad no es gratis, el guión se encuentra muy bien elaborado, por lo que estos excesos son una consecuencia natural de cómo se va desarrollando la trama, Aaron tiene capacidad de hacernos creer que nos está narrando una historia que puede pasar en cualquier pueblo, en cualquier país y que los personajes puede ser cualquiera de nosotros.

En lo que respecta al apartado gráfico, a cargo de Jason Latour, digamos que es un complemento adecuado para el tono del cómic; minimalista en algunos aspectos y rústico en otros tantos; sin embargo, no le quita calidad al producto final.

2 comentarios:

Tabao Riavmaei dijo...

¡Seguí posteando, que yo te sigo!

Ricardo Canterac dijo...

Depues de tiempo. Muy buen post.