miércoles, 17 de junio de 2009

Mickey Mouse Solo Para Adultos


Sips. Mickey Mouse es un ratón que sabe lo que quiere y lo quiere ahora. Hardcore 100%. Lo que ven arriba es un panel de Mickey Mouse Meets the Air Pirates, uno de esos comics que se perdieron en los tornados del tiempo y que nunca veremos en reimpresiones debido al más que obvio hecho que Disney jamás dejaría que se publique. Como indica Chris Mautner de Robot 6, es más probable que veamos una colaboración entre Todd McFarlane y Neil Gaiman antes que una reimpresión de este comic.

(Sí... Mickey está llevando drogas de contrabando)

Los Air Pirates (Piratas del Aire) fue un grupo de caricaturistas under, creado por Dan O'Neill que tuvieron la brillante y genial idea de llevar los personajes coportativos y conformistas de Disney al extremo. Sin permiso ni autorización de ningún tipo, O'Neill y su tropa crearon historias en las que Mickey y amigos consumían drogas y participaban en actos sexuales. ¿Y adivinen qué? Fueron mejor que la gran mayoría de comics producidos por la misma Disney de aquél entonces.

En realidad, el trabajo de los Piratas del Aire fue sumamente curioso e interesante. Como indica Mautner, "las tiras cómicas no veían a Mickey como un ícono tontón y lastimoso, pero como un hombre de acción que luchaba contra todo tipo de personajes nefastos, como la misteriosa Mancha Fantasma. Los comics de los Piratas del Aire se leían como un trabajo honesto (drogas y sexo aparte) de mostrar a Mickey como un personaje vivo e interesante, en un mundo igual de emocionante y entretenido."


Es cierto. El trabajo de los Piratas del Aire es uno de los mejores análisis de personaje que se ha hecho sobre el ratón corporativo. En lo que se refiere al dibujo, se nota que los artistas se esfuerzan para que su trazo sea (increíblemente) similar al estilo de los caricaturistas californianos de los 50s, lo que le da un aire surreal a todo. Pero la calidad verdadera está en que este comic no es solo un trabajo de sátira. Trabaja en tres niveles. En uno, es una narrativa de sátira, llena de sexo y drogas (elementos típicos del comic under) que entre nos, me parece lo más superficial. En un segundo, es la examinación del personaje conformista por excelencia llevado al extremo. Y en un tercero, es un GRAN trabajo artístico que por momentos supera a las creaciones de la misma industria de millones de dólares. Miren las siguientes imágenes y díganme que no están llenas de vida y de espíritu infantil. Mataría para que niños de hoy en día lean comics cargados de la misma energía que estos paneles.



¿Ven a lo que me refiero? De más está decir que Disney enjuició a todos. Es más, O'Neill quería ser enjuiciado. Nunca se molestó en cambiar a los personajes de nombre y hasta logró infiltrar su comic al directorio de Disney para alarmar a todos los ejecutivos. El caso nunca llegó a la corte suprema y O'Neill perdió consecutivamente. Pero esta fue su intención. Seguir siendo demandado hasta que el jurado se vea en lo posición de a) Dejarlo seguir dibujando o b) Enviarlo a la cárcel. Según Wikipedia, despues de gastar más de 2 millones de dólares, Disney escogió llegar a un acuerdo con O'Neill. El caso sigue siendo uno de los más importantes en lo que se refiere a violaciones de derechos de autor.

---------

Imágenes tomadas de Robot 6


No hay comentarios: