miércoles, 20 de octubre de 2010

Ya no son más estrellas de rock

Empecemos el día con un post por un invitado nuevo, Joao Oporto del blog Plus Gonzo Arcade 2. Díganle hey y no se olviden de vistar su espacio virtual.

(por Joao Oporto)

No son más estrellas de rock, ya no tienen fama ni encanto y mucho menos tendrán decadencia para ser televisadas en una brillante y colorida cadena de televisión por cable. Ahora son los protagonista de una aberrante historia pulp con tintes de suspenso y terror. Ellos serán testigos de asesinatos, monstruos, infidelidad, brujería, mafia y travestis gracias a la mente de Rod Kierkegaard Jr, Ser parte de aquello es lo mejor que les pudo pasar a nuestras estrellas musicales, al menos mejor de lo que viven hoy en el mundo real. Apaga la tv.

-----

Algo grande logró Kierkegaard en los 80 con su “Shooting Star” que fue simplemente matar a los ídolos, sacarlos del entorno brillante que ellos mismo crearon y resucitarlos en una pesadilla de ficción con tintes de terror “Serie b” digno de una serie de E.C. Comic. Y eso es ya de por si fantástico para algunos de nosotros, lectores del mal gusto.

Solo podríamos reprocharle a Kierkegaard algunos puntos como sus diálogos sosos y breves para una viñeta. Sus historias pocos originales, nada atrevidas. Hasta podría espantar y desanimar a muchos lectores por su estilo de dibujo plástico, estático como calcado de fotografías de revista, es decir el trabajo de Kierkegaard si lo vemos parte por parte se cae por si solo, se derrite nuestro gusto por disfrutar de lo malo, se decepciona totalmente sin embargo debemos ver el trabajo de Kierkegaard como un todo, ese todo es lo que brilla con luz propia.

Si nos damos cuenta se aplica a cualquier cómic menospreciado por tu altanero amigo amante de Spiderman pero elevado al altar de lo máximo por tu mente de perverso ¿No pasan por ahí cómics, películas, hasta canciones y como no fotos y cuentos? ¡Al diablo ellos! A la mierda yo porque no sé leer otras cosas. Todo tiene su lado bueno aunque este podrido.

Resumiéndoles brevemente en “Shooting Star” tendremos a una especie de Michael Jackson coleccionador y amante de muñecas de porcelana siendo perseguido por un asechador y asesino anónimo en “Killer!” ¿Podrá Jackson resolver a tiempo la identidad del asesino? o ¿Saldrá con vida para una último hit musical? Por otro lado tendremos a un soberbio Sting como un villano muy forzado que esconde celosamente una reliquia santa de la escena musical: Un calzón ensangrentado prueba de que Madonna perdió su virginidad y por lo tanto su santidad ante el mundo (“Like a Holy Virgin”).

Por último creer que el estrambótico Prince es un ser creado por el mismo Dr. Frankenstein, odia a todos y tiene planes malévolos dignos de su locura (“Prance”) aunque no se compara con Boy George transformándose en un monstruoso sádico sexual de chicas hermosas, aunque no lo crean… digamos que Kierkegaard no estaba del todo documentado sobre el gusto sexual de Boy pero maldición ¿Acaso importa? (“Doctor Boy… And Mr. Gore”). Todos ellos hoy en día ¿Qué son? Cierra tus ventanas de páginas porno y busca en Google que le ha pasado a Boy George ¿Madonna? ¿Prince? Bueno Jackson esta muerto y sigue vendiendo, no importa ¿Todo ello es mejor que ser parte de una historia Pulp de terror? No creo, es lo mejor.

Tenemos entonces todo un nuevo universo digno de proyectarse en alguna cartelera de madrugada en algún universo paralelo, una obra maestra del deleite visual seria para algunos pero para otros estaríamos asistiendo a la decadencia misma de la calidad, puede ser lo segundo pero me aventuro y diré que: “Es algo muy malo para disfrutarlo como cerdos indignos”. Insisto.

Hoy quizás por cuestión de marketing, de algún publicista muy persuasivo o pura suerte podríamos ver a Eminem o Katy Perry como artistas invitados en una película de serie b muy sangrienta proyectándose en algún festival de cine independiente o mejor como parte de algún sketch de humor escatológico de SNL tendríamos a Britney Spears siendo devorada por versiones fetichistas y transexuales de los monstruos de “Where the Wild Things Are”. Todo es posible hoy lo cual hace mi vida insoportablemente aburrida porque la sorpresa ha muerto.

Acá les va algo de “Doctor Boy… And Mr. Gore” (Como Doctor Boy y Mister Gore en la revista Totem el comix). Llama a tu abuelita enferma del corazón y dile que has encontrado algo muy bonito en Internet hoy:

----------

Los dejamos con algunas páginas. Y si quieren leer esta locura en su totalidad, lo pueden hacer clickeando aquí. (OJO, no es material que vayan a querer abrir desde sus trabajos)




1 comentario:

César Santivañez dijo...

Tan arriesgado como el tío Søren! Este Kierkegaard también está espectacular. Felicitaciones, Joao!