jueves, 29 de agosto de 2013

Trillium de Jeff Lemire



Desde el momento que conocí el trabajo de Jeff Lemire no he dejado de admirarlo y leer (devorar) todo trabajo suyo. Y es que Lemire es uno de esos artistas que tienen un manejo soberbio de los sentimientos y las experiencias del ser humano, cada obras de este hombre es un homenaje a la esencia misma de la humanidad, es increíble como sus dibujos y sus guiones pueden imprimir tanto realismo en una hoja de papel.

¿A qué viene toda esta introducción apasionada? Pues simplemente daba pie a los comentarios sobre la última obra de Lemire, Trillium, que bajo el sello de Vertigo ha empezado a publicarse desde agosto en los Estados Unidos, y que gracias a Midtown Comics lo puedo tener en mis manos desde la semana pasada.

No había terminado de acomodar mi cerebro después de las emociones que viví al leer The Underwater Welder, cuando llegó a mis manos Trillium #1, el inicio de una serie de ocho números, que promete en convertirse, sin lugar a dudas, en lo mejor del noveno arte para este año. Como mencionó en su momento el propio Lemire, Trillium es una historia de amor intertemporal, entre una científica del año 3797 y un soldado que vive en el año 1921, sí, así de ambicioso como suena. Cuando leí esta reseña, pensé mil y un maneras mediante las cuales estas dos personas, separadas por 1876 años de “distancia”, podrían coincidir y vivir una historia de amor; pues bien, la manera en la que se da el primer encuentro de ambos personajes (Nika Temsmith y William Pike) es sin lugar a dudas el mejor desarrollo narrativo que he visto en mucho tiempo. Para tratar de explicar por qué, diré que el comic no tiene portada ni contraportada, sino dos portadas ya que este primer número está dividido en dos, una parte cuenta la historia de Nika y la otra parte es la historia de William previa al encuentro, y en las páginas del medio es donde se da el encuentro de ambos personajes, desde la perspectiva de cada uno de ellos, sencillamente genial.


Como para no perder la costumbre, Lemire dota de gran realismo a sus personajes, con un background sentimental importante, que convierte a estos personajes de ficción en seres humanos que casi podemos palpar.  Él, viene con muchos traumas de su lucha en la primera guerra mundial, y ella tiene algunos aspectos que resolver sobre su madre ya muerta. Estos recuerdos o experiencias previas juegan un papel importante en las acciones que llevan a cabo y que terminan por llevarlos a tomar las decisiones cuyo corolario es el encuentro de ambos.

Otro atractivo de Trillium es el escenario, el ambiente en el cual se narra la historia, que se encuentra ligado estrechamente a la cultura Inca, algo que Lemire llegó a comentarme en una entrevista que le realicé hace algún tiempo y que pueden leer aquí.  William Pike, después de la guerra se encuentra liderando una expedición en búsqueda del templo perdido de los Incas, y Nika Temsmith, cientos de años en el futuro y en otro planeta, está intentando salvar a la raza humana, y la salvación se encuentra relacionada, al parecer, con seres extraterrestres y la cultura Inca.


La historia ha sido elabora en clave de Ciencia Ficción, de otra manera nada explicaría el encuentro de estos dos personajes, pero esto es un elemento que ayuda a narrar los hechos que Lemire quiere que nos interesen, ya que promete contar “la última historia de amor jamás contada”. 

Aquellos que conocen a Jeff Lemire, sabrán de lo que estoy hablando y no dudarán en salir corriendo a conseguir este primer número, tan bien elaborado que sientes la necesidad de continuar con la historia, y que esperar un mes más se convierte en una verdadera tortura.

1 comentario:

Mirco Sartore dijo...

Buenas! La verdad que Lemire no me ha enganchado con su Animal Man ni con su JLD. Pero leyéndote parece que sus obras independientes son otra cosa, a darle una oportunidad se ha dicho.