jueves, 27 de noviembre de 2008

Alan Moore: LA ENTREVISTA, parte 1

Esta es LA entrevista a Alan Moore. El genio, la leyenda, el brujo barbón. En otro medio como la literatura o el cine, Moore ya tendría desde hace tiempo una fama mundial. Pero porque se trata del mejor autor de comics, tenemos el gusto de no tener que compartirlo con las masas. Leer sus obras es un gusto escondido. Conocer su arte es disfrutar del cómic en su mejor forma.

(Este es el mejor escritor de comics del mundo)

Si nunca has leído algo de Moore, corre. Vuela y compra algo de él. Pero no te detengas con Watchmen. Tienes una amplia librería de la cual escoger:

- V de Venganza
- Voice of the Fire
- La Cosa del Pantano
- Promethea
- Halo Jones
- D.R. and Quinch
- The Bojefries Saga
- La Liga de Caballeros Extraordinarios
- Supreme
- A Small Killing
- Lost Girls
- Desde el Infierno
- Miracleman
Y etcétera, etcétera, etcétera. Si más ni menos, LA entrevista gracias a Daniel Whiston vía L’Essaim Victorieux des Mouches d’Eau. Parte 1.

----------

Tuve un fascinante encuentro con el Iluminado, rodeados de estantes crujiendo bajo el peso de libros y comics, y paredes cubiertas de parafernalia mística de todos los años. Habiéndonos introducido, empezamos con una introducción intensa de 2 horas en la que hablamos de sus métodos, opiniones y manera de escribir.

DW: Me siento raro haciendo esto porque nunca he entrevistado a nadie antes…

AM: Bueno, en realidad soy bueno para entrevistar porque estoy completamente infatuado con el sonido de mi propia voz… solo tienes que decir algunas palabras básicas y yo hablaré por las próximas dos horas… solo dime que me detenga si quieres cambiar de tema.

DW: La motivación egoísta de hacer esto es que para decir la verdad, yo estoy tratando de escribir y creo que me beneficiaría bastante de tu experiencia. Así que desde ese punto de vista estoy muy interesado en hablar de las mecánicas del oficio, y tal vez luego hablar de los aspectos creativos del nivel más alto.

AM: OK

DW: Así que a lo mejor podemos empezar hablando de las cosas básicas. ¿Cómo desarrollas el plot de una historia por ejemplo?
AM: La manera en la que me acerco al plot está en un constante estado de cambio y ha ido desarrollándose durante los últimos 25 años que vengo haciendo esto. Cuando empecé a escribir, vivía con tal miedo que llegaría al final de una historia sin tener un final para ella, o un final satisfactorio. Por esta razón, planeaba mis historias hasta el último detalle. Si ploteaba un cómic de La Cosa del Pantano de 24 páginas, tendría una idea en borrador de a donde quería ir en mi cabeza, tendría tal vez ideas vagas sobre cual sería un buen comienzo, una buena escena para terminar y cosas en el medio. Entonces, escribiría los números 1 al 24 a un lado de una página y escribiría una línea de descripción de lo que pasaría en cada página. Esto se convertiría en una manía con Big Numbers.


Cuando hice el plot para Big Numbers, lo hice todo, los 12 números en una sola hoja de papel A1 – lo cual era atemorizante. A1 da miedo – es el tamaño más grande. Dividí la parte superior en 12 columnas y creé 48 filas horizontales con los nombres de todos los personajes, así que todo se volvió un cuadro en el que podría ver que pasaría con cada personaje en cada número. Todo estaba lleno con una escritura enana y todo parecía el trabajo de un enfermo mental. Era la migraña hecha visible, era escalofriante.

Más que nada lo hice para asustar a otros escritores – Neil Gaiman literalmente casi se caga de miedo, el color huyó de su rostro cuando vio este trabajo cumulativo de locura. Aún lo tengo por algún lado. Pero no lo miro muy a menudo, no me hace sentir bien. Es más como un... “¿Dónde estaba entonces?”.


Bueno. Solía plotear meticulosamente, pero luego empecé a sentir que el plot – si haces algo como una historia de un crimen o un misterio, el plot se vuelve algo muy necesario. Pero algunas historias son puro plot y suenan como si un caballo caminara sobre piedras, sabes: “Plot plot plot plot plot plot…si si, tu plot tenía sentido pero no me interesó. No me importaban los personajes. Tu plot funcionaba perfecto pero no había una historia real”. Así que ahora no me obsesiono con el plot.

Con los America's Best Comics que he estado haciendo, soy más relajado – a menudo no tengo ni una idea a medias o a cuartas- comienzo solo con algo que me sirva para las primeras dos páginas: “Sí… eso va a ser bueno. Pongamos vaqueros con tres ojos. No tengo ni idea de qué van a hacer en la historia, pero este número va a tratar en su totalidad de vaqueros con tres ojos”. Lo curioso es que este tipo de historias, la de los vaqueros con tres ojos, siempre llegan por su propia cuenta a una resolución.

Hace 25 años que escribo cómics y ahora puedo hacer que cualquier historia llegue a una conclusión satisfactoria solo por el hecho que vengo haciendo esto desde hace 25 años – llegas a tener más confianza con tu habilidad de traer una historia de vuelta a casa. Puedes cabalgar sin montadura y tomar más riesgos. Esto me divierte bastante. Cuando escribí Voice of the Fire, sabía que el ultimo capítulo narrado por mí tendría que ser sobre algo que en verdad hubiera pasado, y que a la vez una todos los temas y motivos de la novela, así que me tomó cinco años escribir eso. Supe que no solo el último capítulo tenía que pasar en la vida real. Tenía además que pasar en la vida real durante el mes en que estuviese escribiendo ese mismo capítulo.

Así que si nada pasaba en ese mes, y nada ocurría con cosas que tengan que ver con degollaciones, perros negros u otros temas de mi novela, entonces habría malgastado los últimos cinco años de mi vida, porque mi novela no tendría un final. Estaba apostando por lo alto, pero la emoción cuando por fin funcionó fue realmente algo grande.

Si tienes el coraje, si puedes hacerlo sin acobardarte ni preocuparte, entonces siempre de alguna forma, esto llega a funcionar, si dejas que el proceso avance solo. Probablemente eso es algo – en aquellos días – cuando recién empezaba, yo era pura técnica, estaba obsesionado con ella y examinaría cada parte de la técnica meticulosamente, tratando de pensar en ella, cómo funcionaba, cómo podía cambiarla, qué efecto lograría al cambiar esto un grado a la izquierda, aquello un grado a la derecha.

En estos días improviso con más confianza, y me parece que mi material moderno es mejor, más fresco…


Continúa mañana con comentarios sobre Promethea y Scott McCloud)

4 comentarios:

ArT dijo...

genial

Gianco dijo...

Genial genial

Duende Maldito dijo...

Gianco, Daniboi, felicitaciones por el blog, muy buena info...los seguiré de cerca!
DM

Gianco dijo...

Gracias Duende,
Comentarios como el tuyo son los que nos hacen seguir escribiendo. Un abrazo y bienvenido al blog!