miércoles, 5 de noviembre de 2008

¿Comic versus Manga?


¡Santas diferencias contextuales Batman! Con el reciente post en el Útero de Marita, todo indica que varias personas tienen fuertes convicciones en lo que se refiere a la inútil y eterna lucha entre el cómic y el manga. ¿Por qué inútil? Porque es comparar naranjas y manzanas. Son dos cosas que lo único que tienen en común es el medio. ¿Cuál es mejor? ¿El cine expresionistas alemán o el neorrealista italiano? La misma cosa. Pero la bestia debe ser alimentada. Así que aquí vamos.

La diferencia elemental entre ambos es la perspectiva visual que toman los creadores. Como dije en un post anterior, de acuerdo a Pope y Shreck, el enfoque principal del manga es la expresión visual de la psicología de los personajes. El manga vive el momento a todo dar. Cada panel debe ser más importante que el anterior y las emociones deben correr a mil por hora. En el comic occidental en cambio, se presta mas atención a la estructura narrativa. La composición de 3 actos de Robert Mckee es lo que manda (en especial en el género americano). Los gringos en general saben crear excelentes arcos narrativos. Pero a veces esto lleva a que descuiden la conservación de sus personajes, cosa que nunca pasa en el manga. En pocas palabras, en el manga manda el personaje. En el cómic, la historia.

Pero no basta hablar de esto. Siento que muchas personas ven el comic y el manga como géneros y no como piezas de arte secuencial. Ahora, lo que voy a decir puede ser que sorprenda a varios. Puede ser que varios no me crean. Pero me temo que es vital decírselos. Es para su propio bien.


SUPERHEROES NO ES IGUAL A COMIC.

Los comics de superhéroes no representan al medio en su totalidad. Si lo único que han leído es Spider-Man y X-Men de los 90s, no están aprovechando el medio. Y no, no hablo de Watchmen de Alan Moore ni Sin City de Frank Miller (que es un género superhéroe/pulp si me preguntan). Hablo de artistas que usan el cómic como arte y no como arma comercial para vender juguetes en Burger King. Me refiero a personas como Hugo Pratt, Spiegelman, Joe Sacco, Adrian Tomine y Kevin Huizenga.

(Los comics son más que esto)


Lo mismo va para el manga. El manga no es un género. No es Caballeros del Zodiaco ni Naruto ni Hellsing. Es mucho más. ¿Alguien ha leído algo de Takehiko Inoue? ¿Buda de Osamu Tezuka? ¿Akira (el manga, no el anime)? Son obras que rompen con las ideas preconcebidas del género. Que demuestran una profundidad narrativa mucho mayor que las historias telenoveleras de asesinos y mujeres semidesnudas que vemos hoy en día.

(El manga es más que esto)


Creo que lo que está ocurriendo es una especie de batalla generacional. El manga es altamente popular y leído en su mayoría por gente adolescente. En cambio, el lector promedio de comics es alguien de 30 para arriba. No se ustedes, pero cuando pienso en alguien que lee manga, me imagina a una goth lolita. Cuando pienso en alguien que lee comics, me imagino a un hipster de 29. Si ya se, altamente estereotipado. Es más, dicen que somos la última generación de lectores de comics en su formato actual, el panfleto (pero ese es tema para otro día).

Volviendo al tema, el manga como arte corre hoy en día el riesgo de volverse una moda. Como dice Heidi McDonald, el “look y estilo de vida otaku es solo una cosa chévere para los niños de hoy. Se ha unido a las filas de ‘punk’, ‘emo’ y ‘rockero’ como una categoría de estilo. Toda esta discusión sobre si los niños crecerán para leer Yoshihiro Tatsumi, no viene al caso. La prioridad del otaku moderno no es leer. Es la apariencia.”

Muy cierto. ¿Llegaremos eventualmente a un momento en que las personas se harten de usar binchas de Naruto? Probablemente si, pero lo que importa es que el manga seguirá ahí. Igual el cómic. Con la última película de Batman y Iron Man, los comics están en la boca de todos. Pero esto no ha tenido ningún efecto en las ventas de comics. Al igual que en el caso del otaku, es una moda y morirá pronto. Pero lo bueno es que el arte es eterno y seguirá allí para los sobrevivientes.

Lo interesante sería examinar cuantas personas que leen comics de superhéroes empiezan a buscar obras más sofisticadas. ¿Alguien se anima con Kramer’s Ergot? Lo mismo para los que leen manga. ¿Cuántos hinchas de Toriyama se animarían a leer Los 3 Hitlers? Tal vez es irreal esperar que personas que se disfrazan de Kenshin empiecen a desarrollar una afición por obras más serias. Pero siempre cabe la esperanza.

Existen comics y manga para audiencias mas maduras. Son más difíciles de encontrar pero existen. Oda a Kirihito y McSweeney’s Quarterly Concern número 13 son ejemplos de esto.

Las historias cliché de superhéroes y robots gigantes ofrecen un escape de la vida cotidiana. Son mitología moderna y las personas adultas que los leen son lo que Mike Manley llama “babymen” o “hombres bebé”. Según Manley, son personas adultas y emocionalmente inmaduras que ansían simultáneamente cambio y tradición, la ilusión de aventuras grandes que pueden cambiar sus vidas sin salir de su entorno de conformidad. Algo así como el gordo de la tienda de historietas en Los Simpsons.

La verdad es esta. Hay fans del Gokú y Shinji que odian el comic occidental y que no lo tocarían ni con guantes. Lo mismo con fans de Superman y Batman que jamás leerían un comic de derecha a izquierda. Solo sepamos esto. Manga no es igual a Dragon Ball y Comic no es igual al Hombre Araña. Ambos son universos complejos con más cosas en común que diferencias. Lo único que nunca debemos olvidar es que si en verdad somos hinchas del medio (sea cual sea) no podemos dejar que sea solo una moda. ¿Seguirás leyendo Naruto volumen 100 cuando tengas 30 años con trabajo e hijos? Eso depende de cada uno de nosotros.

¿Qué opinas al respecto? Personalmente, me temo que hemos abierto una caja de Pandora. Dios nos salve a todos.

2 comentarios:

ocraM dijo...

hola, buen post.

actualicé el mío aquí

http://uterodemarita.com/2008/11/04/contra-el-manga/

Gianco dijo...

Gracias por el comentario ocraM. Que bueno que te haya gustado el blog. Bienvenido, cuando quieras.