sábado, 13 de diciembre de 2008

Lo mejor del 2008

Bien, ha llegado el momento. Es diciembre y todos sabemos lo que eso significa... LISTAS DE LO MEJOR DEL AÑO! ALRIGHT! Por si no lo saben, si el Ciudadano POP es experto en algo, es en meter su cucharasa de madera en lo que sea. Así que con toda la humildad del mundo, les presento lo que considero fueron los mejores trabajos del año en el mundo del arte secuencial. Ojo, ojito, por razones obvias (vivo en Perú) no tengo acceso a varios trabajos que me hubiera encantado leer antes de hacer esta lista. Comics como:
  • What It Is – Lynda Barry
  • Good-Bye – Yoshihiro Tatsumi
  • Gus – Christophe Blain
  • Travel –Yuichi Yokoyama
Siguen en mi lista de must reads y por lo tanto no los estoy considerando. Sin más ni menor, los mejores  comics que leí este 2008.

1 – Heavy Liquid - Paul Pope


Si, si, sé que es un reprint. Pero la realidad es la siguiente. Encontrar este comic antes del reissue por parte de Vertigo era IMPOSIBLE. Por lo tanto, la nueva versión de la joya de Paul Pope se lleva las palmas de este lector con todas las de la ley. Liquid es una fábula ciber-punk que como todo buen sci-fi (díselos Blade Runner) habla más sobre nuestra realidad que sobre la fantasía creada por el autor. Pope narra la historia de S, un Courier futurista en busca de la droga más sofisticada de la tierra. En el transcurso de la historia, S escapará de ladrones, hará tratos con la mafia y perseguirá mujeres, todo bajo la influencia de alucinógenos. 

En sus mejores momentos, Liquid parece un cruce de las mentes de William Burroughs y Neal Stephenson. Pero el cherry on the top es el lápiz de Pope. Creo que no peco si digo que Pope está entre los 5 mejores dibujantes de comics del momento. Su trazo es como sus personajes: desenfrenado y siempre al límite. Sus líneas despegan constantemente del papel, pero cuando está a un milímetro de pasarse de la raya, frena en seco. El hombre sabe lo que hace y siempre nos deja gritando por más.

2 – Skyscrapers of the Midwest - Josh Cotter


Ante todo, Josh Cotter es un caricaturista nato. Fácilmente podría estar haciendo editorial cartoons para periódicos. Es obvio que tiene el tino y el zing! para eso. Pero hay algo subversivo y oculto debajo de su lápiz. Una melancolía latente que te aprieta el corazón de a pocos. Midwest es un canto tierno sobre todos los niños que han crecido en el campo, en el farmland gringo. Pero que también puede traducirse con mucha facilidad a todos los que se han criado en las provincias latinoamericanas, lejos de la ciudad y de los claxons. 

Cotter como Sakai y Spiegelman, hace uso de animales antropomórficos para hablar del misterio y la soledad del ser humano. Y la verdad, lo hace estupendamente bien. Puede que suene similar al trabajo de Jason (Yo maté a Adolfo Hitler) pero ojo, no lo es. Lo que Cotter hace es poner sus emociones en una bandeja y decirnos cara a cara qué es lo que se siente ser un niño en medio de un mundo que no comprende. Solo que lo hace con robots, calaveras y gatos voladores, claro.

3 – Batman RIP - Grant Morrison y Tony Daniel

Whaaaaaaat? No, no estoy loco. Lo leí la primera vez y se leyó como Grant light. No llegaba a ser tan desquiciado como The Filth pero tampoco era tan mainstream como JLA. Estaba en el medio, deambulando sin saber a dónde quería ir. Pero oh, que equivocado estaba. Una segunda pasada me hizo recapacitar y vi a RIP por lo que en verdad es. Este es el viaje onírico de Batman por excelencia. Puede que no tenga sentido lógico, pero tiene sentido emocional. Es Batman escrito por Mark Leyner, experimentación narrativa en quinta. Y francamente, el Batman de Morrison es junto a Animal Man uno de los mejores personajes que el escritor ha moldeado. 

Pero ojo, Grant no está hablando de Bruce, ni del héroe encapuchado. Está hablando del mito, de la simbología del murciélago vengador. En Batman 682, Alfred habla de la noche en que nació Batman y se pregunta qué hubiera pasado si un mosquito hubiese entrada por las cortinas. ¿Se habría convertido Bruno en Mosquito Man? Pero eso no es todo… ¿Qué tal si nada hubiese entrado por las cortinas? ¿Acaso su venganza era tan pura que podía tomar forma por simple asociación libre? ¿Podría haberse convertido Bruno en Cortina Man en tal caso? No hay duda, es un desfogue mental. Pero que tal desfogue señores.

4 – Local - Brian Wood y Ryan Kelly

En menos de 3 años, Brian Wood se ha convertido en uno de mis escritores favoritos. Hay escritores que no importa lo que escriban, los lectores lo seguirán ciegamente. Wood es uno de esos escritores. Ya sea Supermarket, un riff de Snowcrash (adolescentes versus Yakuzas en el futuro), DMZ (NY se segrega de USA y un reportero queda atrapado dentro) o Northlanders (Vikingos, ‘nuff said), Wood es un experto en tejer historias. Y Local no es la excepción. 

En pocas palabras Local es On The Road para el siglo 21. Megan McKeenan es una especie de Sal Paradise del nuevo siglo y toda su vida ha estado llena de road trips por América. Cada número es un año distinto de su vida y siempre en una ciudad diferente. Lo interesante es la manera en que Wood nos recuerda a todos, nuestros sueños y deseos de ser un joven en medio de una pista con una mochila y sin un sol en el bolsillo. Wood habla de la eterna travesía que todo adulto joven tiene: el encontrarse a sí mismo en un mar de extraños. Local es una oda a la carretera abierta. Y el camino nunca se ha visto mejor. En algún lado, Kerouac está sonriendo.

5 – Fábulas - Bill Willingham y Mark Buckingham


De lejos el mejor mainstream comic en publicación. El arco del Good Prince en especial fue el high point del año. Willingham transformó por completo al personaje más desvalorado de todos, el príncipe sapo, en un héroe 100% empático, capaz de cargar el comic por su cuenta y sin ayuda. Tal vez, lo mejor fue ver como el universo creado por Willingham y Buckingham continuó expandiéndose y alcanzando nuevos territorios. El ejército de los muertos y la nueva Camelot fueron grandes ideas, y el acto final del príncipe sapo fue storytelling en su forma más pura. 

En sus buenos momentos, Fábulas es un comic sobre personajes fantásticos, sobre lo irreal y el poder de la imaginación (solo miren los impresionantes bordes que adornan las páginas). Pero en sus mejores momentos, Fábulas es un comic que habla de la emoción y la experiencia humana. Y Willingham nos avisa sabiamente que no hay nada mejor que ver a un príncipe amnésico recuperar las memorias de su familia desaparecida, y emprender una cruzada de redención. Los comics buenos, sorprenden y entretienen al lector. Los comics excelentes te levantan el espíritu y aprisionan tu corazón. Este es un comic excelente.

----------

Y esa es la lista. Los 5 mejores comics que leí en el año. De seguro se me escapan títulos.* Pero comics buenos han habido cientos y desde un punto de vista creativo, ha sido un excelente año para los comics. Otros trabajos dignos de mencionar son:
  • Capitán América de Brubaker y Epting (Increíble lo bien que se mantiene)
  • Alice in Sunderland (autopsia a Lewis Carroll gracias a Bryan Talbot )
  • Absolute Sandman Vol 4 (La última parte del mejor comic de todos los tiempos, remasterizada y solo para devotos)
  • All-Star Superman (la conclusión del mejor comic de Superman jamás hecho)

* No, no se me escapó Kramer's Ergot 7. Sinceramente, no me pareció all that.

No hay comentarios: