martes, 6 de enero de 2009

LOST: Daniboi no está de acuerdo.


LOST también es mi serie dramática/sci-fi favorita. Al igual que el Ciudadano Pop, respeto lo valientes que han sido Damon Lindelof y Carlton Cuse. Han cambiado las reglas de la televisión y refritos como Heroes nunca han sabido llegar al mismo standard. Sin embargo, no comparto el entusiasmo de Gianco por el nuevo cambio de formato.

Nota del Editor: Pueden leer la opinión del Ciudadano POP aquí.

SPOILERS (Si no han visto las temporadas 3 y 4 no lean!)

LOST tiene dos momentos cruciales que cambiaron las reglas de la serie y que fueron importantes y valientes, pero en retrospectiva, no necesariamente pertinentes. Ambos son puntos de giro centrales  (uno de tono, el otro más ligado al camino de los persojanes). 


El primero es el inicio de la SEGUNDA TEMPORADA y la revelación de Desmond. Es una escena genial y un gran inicio de temporada, pero las consecuencias  de esta revelación cambiaron todo el tono de la serie. Ya no era más "The Lost World", en la que personajes se encontraban en una isla bizarra y donde Jack tiene que salvar a su gente y Locke encontrar su identidad. Los Otros eran una amenaza constante (como un Ticking Bomb), pero LOST era en esencia una historia de supervivencia contra lo desconocido (representado por lo sobrenatural).

La serie se convirtió en una serie de SCI-FI en una isla, donde había una computadora que iba a destruir el mundo si no apretaban 4,8,15,16,23,42 cada 108 minutos. Era un buen concepto para que los guionistas se diviertan pero ponían el misterio y el antagonismo en un numero, lo cual es bastante efímero. Funciono por un par de capítulos, pero era una amenaza tan escueta como el "virus" de Heroes. Era antidramático, pues la fuerza antagonista no estaba representada por un personaje, sino por un concepto. Y no un concepto como "la isla" que es algo que puede dañar a los personajes, sino por una "amenaza fantasma" (pun intended). Luego intentaron recuadrar la serie al incluir a Ben Linus y crear un real antagonista para la serie (no fue por las puras que los gringos empezaron a ver la serie con la aparición de este personaje). Es televisión y creo que LOST no podía tomarse la libertad de estirar 22 capitulos un concepto que funcionaría para una película independiente de dos horas.

Dije DOS MOMENTOS. Dejenme corregirme. En la tercera temporada hay un elemento que también cambió ligeramente las reglas y fue el capítulo FLASHES BEFORE YOUR EYES (en el que le cuentan a Charlie que es inevitable que va a morir) , en el que Desmond cuenta sobre sus viajes en el tiempo.  Esto levantó aún más la trama SCI-FI y dio a los guionistas otra libertad: la de justificar cualquier falta de continuidad con un viaje en el tiempo. (Esto fue aún más explorado en el capítulo THE CONSTANT de la cuarta temporada).

El segundo momento crítico fue EL FINAL DE LA TERCERA TEMPORADA, pues le quitó a la serie la pregunta central de la trama: ¿Saldrán los personajes de la isla?

A partir de la CUARTA TEMPORADA, ya no teníamos esta pregunta y los guionistas y realizadores de LOST confiaban en su capacidad de que el camino sea más entretenido que la resolución. Como le dije al Ciudadano Pop, esto quitaba suspenso. Además, ponía en jaque el elemento principal por el cual los guionistas de LOST habían armado a sus personajes: El contraste o la comparación entre sus decisiones pasadas y el presente en la isla.  Claro, podemos argumentar que ahora la isla era el “pasado” y que el presente fuera de la isla era la consecuencia de acciones que aún no hemos visto. En teoría esto debería mantener el suspenso.

Pero, se imaginan ver sin ningún indicio el final de temporada en que solo 6 personajes se salvan? No sentirían el nudo en el estomago al final de la temporada al saber que SOLO 6 se han salvado? Sin saber que cosa les va a pasar después? Siento que el final de la última temporada fue anticlimático.  Fue una escena de acción donde la resolución estaba cantada y donde momentos como “el ahogo” de Desmond fueron insertados para aumentar un poco más el suspenso del momento, pero sin una real consecuencia.

Sin embargo, los guionistas de LOST son tan buenos en la caracterización de personajes que aún invertimos emocionalmente en Jack y compañía. Brian K. Vaughn, Drew Goddard y evidentemente Cuse y Lindelof son cuenta cuentos por excelencia y saben qué hacer para subir la tensión del momento pero creo que la serie ha perdido “momentum” como una saga.

Finalmente, hubo otro fenómeno importante en las últimas dos temporadas y es la importancia que Ben Linus cobró como personaje. Ya no se trata del antagonista, sino que en una decisión que tiene todos los aires de marketing, se convirtió en el segundo John Locke, polémico en sus decisiones pero aparentemente del lado de los buenos y dispuesto a evitar que el malvado Padre de Penny (Charles Whitmore) pueda ganar al final del día.

La nueva temporada plantea una situación más clara como historia: Para poder continuar con sus vidas, los personajes que se salvaron deben regresar a la isla con la ayuda de Ben, y rescatarla de la amenaza del malvado antagonista representado por el papá de Penny. El único problema es que la isla está perdida en el tiempo/espacio.  

Según informa Gianco ya no habrán trucos de guión y con un norte tan claro como “salvar a los otros de la isla” la serie no puede equivocarse mucho en estas dos proximas temporadas. Espero que aún puedan sorprendernos, pero también espero que cuenten una buena historia y que no utilicen engorrosas narrativas que terminan por quitarle peso dramático a momentos clave como la salida de la isla.

Sin embargo, ahí voy a estar. Sigue siendo lo mejor que hay en la tele a pesar de lo crítico que sea mi punto de vista ahora.

No hay comentarios: