jueves, 12 de febrero de 2009

Cosas Para Pensar



La web 2.0 ya se está convirtiendo en algo excesivo si me preguntan. Facebook esto, Youtube aquello. Todo el mundo está hablando de los efectos en las nuevas generaciones, de cómo se forman comunidades y cómo personas (como yours truly) pueden usar el ciberespacio como medio de comunicación con alcance global. Pero hasta ahora nadie lo enfoca hacia los comics y sus autores, que al fin y al cabo es lo que nos importa en este blog ¿no?

Algo muy interesante se viene discutiendo en The Beat, el blog de Heidi MacDonald. Lo siguiente es un fragmento de un panel entre Ira Rubenstein, vicepresidente ejecutivo de Marvel, Dave Roman, caricaturista/editor de Nickelodeon Magazine y Stuart Levy, cabeza de Tokyopop:

Rubenstein: Pero Dave, creo que hay una diferencia. Solamente nosotros (Marvel) podemos escribir historias sobre el Hombre Araña y los X-Men.

Roman: No estoy de acuerdo.

Levy: Igualmente.

Rubenstein: Pero esos son nuestros personajes. ¿Cómo alguien más va a poder escribir una historia sobre el Hombre Araña?

Roman: Porque el fanfic (historias de fans) se está volviendo demasiado poderoso. Yo he visto el poder de los fanfic. Desde Nickelodeon vemos a personas haciendo historias de 'Avatar' (personaje de Nickelodeon), que son cien veces mejores que las que nosotros hacemos...

Rubenstein: Pero eso es lo mismo que decir que YouTube es un canal de entretenimiento verdadero. Y no lo es.

Roman/Levy/5 personas en la audiencia: Si lo es.

Interesante. ¿Qué significa esto para la industria de comics en una era en la que la caída de un niño gordo se convierte en un fenómeno mundial de un día para otro? ¿Pueden acaso los autores de fanfics aprovecharse de la web 2.0 para lograr que sus historias lleguen a un público ya cansado de las jugadas editoriales de Quesada y Didio?

(DC ya ha metido sus manos en el mercado digital en el pasado)

Las comunidades virtuales están abriendo un campo antes inimaginable para historias como estas. ¿Se imaginan? Que entren a una página de Myspace y puedan leer un comic de Batman hecho por fans con hambre de buenas historias que tengan sentido (Sorry Batman RIP). O peor aún. Que esos comics hipotéticos de Myspace sean superiores en calidad que los de DC. No es algo tan radical, la verdad.

¿Que pasará? Bueno, lo obvio es que si algo así sucede, DC y Marvel correrán rapidito para contratar a las personas detrás de los fanfic. Pero no olvidemos el otro lado de la moneda. El hecho que cualquier persona pueda hacer un fanfic significa... precisamente eso: que cualquier persona puede hacer un fanfic. ¿Qué quiero decir? Que por un excelente fanfic superior en calidad al firme, habrán 100 historias malas, malísimas hechas por personas con cero conocimiento de arte secuencial. No por nada la ley de Sturgeon dice que el 90% de todo es pura y completa basura.

Sin embargo, esto también indica que el 10% será algo que valga la pena leer. Sabemos de antemano que no solo pandas que estornudan y gorditos de Star Wars pueden hacer uso de las posibilidades que ofrece la web 2.0. Bandas musicales como 'OK Go' se han hecho famosas precisamente gracias a Youtube. Entonces, ¿Cuánto falta para que el próximo Dan Slott o el próximo Adrian Tomine sea descubierto por Facebook o Myspace? O peor aún... ¿el próximo John Byrne? Gulp...


3 comentarios:

Gabriela dijo...

Felicitaciones por el blog! me encantó!

Super Polifónica

Gabriela dijo...

Felicitaciones por el blog! me encantó!

Super Polifónica

Gianco dijo...

Gracias mi estimada Super Polifónica. Que bueno que te haya gustado. Un besote