domingo, 3 de mayo de 2009

Comics que Murieron Antes de su Tiempo: Leave it to Chance

Yo, al igual que muchas personas, amo Leave it to Chance, el comic ganador de premios y aclamado por la crítica de James Robinson y Paul Smith. Los tres volúmenes compilatorios me dejaron con hambre por más. Nunca se me ocurrió cuando los terminé de leer que nunca se publicarían más.

A lo mejor tampoco se le ocurrió a Robinson o Smith. Al fin y al cabo, tenían una super idea, el talento más que necesario para lograrlo y la ambición para lograr que mujeres y niños lean mas comics, una demografía que la industria hasta hoy lucha por conseguir. Encima de esto, tenían el apoyo de los críticos. Lo único que les faltaba era al parecer, buenos números de ventas.

Leave it to Chance es fácil de entender: es un mix entre Nancy Drew y Kolchak: The Night Stalker. En pocas palabras, la serie está ambientada en Devil's Echo, ciudad en la que lo paranormal es cosa de todos los días. Los Falconer son la familia encargada de proteger a la ciudad de amenazas contra demonios, monstruos y villanos similares. Cada generación ha tenido un Falconer como protector e investifador paranormal, y la tradición siempre ha pasado de padre a hijo.

Pero Lucas Falconer es el último hombre de la descendencia Falconer. Su batallas contra el ocultista Miles Belloc dejó a su esposa muerte y a su rostro deformado, y ha tenido que criar a su única hija, Chance, por sí solo. Ahora, Chance toeme 14 años, la edad tradicional en la que los hombres Falconer se vuelven aprendices bajo la tutela de los padres. Chance quiere seguir la tradición de su familia pero su padre rechaza la idea por completo. Como se imaginarán, Chance decide hacer un poco de investigación paranormal por su propia cuenta y los problemas la seguirán a todos lados. Chance salvará la ciudad varias veces su padre se enfadará con ella y sin embargo, estará orgulloso de ella en secreto.

¿Cuán increíble es eso?


Pensé que nunca más tendría el placer de leer Leave it to Chance ya que los dos últimos números nunca fueron coleccionados en trades y probablemente nunca lo sean. Pero un día me encontré visitando una de esas librerías llenas de revistas viejas de hace décadas y me di con la sorpresa de encontrar el último número de la serie, el número 13 (tal vez un número de mala suerte para un comic de lo paranormal). El comic tiene un comienzo fuerte y rápido, informándonos que Lucas Falconer ha muerto, asesinado por un coche bomba. Llorando, Chance se olvida de las investigaciones paranormales. Pero no tendrá mucho tiempo para guardar luto ya que un físico cuántico tratando de resucitar a un famosa cantante de jazz, crea accidentalmente una legión de zombies mientras que detrás de todo, se empieza a formar una conspiración contra Chance.

Y desafortunadamente, ahí es cuando el comic termina. ¿Qué pasó? ¿Por qué un divertido y buen comic para todas las edades no pudo tener éxito? Nunca olvidaré la introducción de Paul Smith al primer volumen, 'Shaman's Rain'. Está más que claro que Smith tiene un problema con los comics modernos, llamándolos "oscuros, machistas, complicados... malvados". Leave it to Chance se compromete a ser directamente lo opuesto: brillante, simple y lleno de energía femenina.

Pero eso no es todo. También tenemos a Chance, la heroína principal. Tiene un corte de pelo como el de un chico, cejas gruesas y un cuerpo andrógino que siempre cubre con overalls y sacos de drill. El personaje pareciera ser una reacción a todos los estereotipos femeninos en el mundo de comics en los que las heroínas siempre son mujeres voluptuosas y con muy poca ropa. Robinson y Smith conscientemente han quitado cualquier elemento de sexualidad de su heroína.

Un número particularmente interesante es el número 13 que añade una complejidad necesitada a gritos. Chance lucha con la muerte de su padre y con la responsabilidad de tener que vivir a la altura del nombre de su padre. En el climax de la historia, Chance salva el día usando un protector labial, un objeto netamente femenino, de manera creativa. Al final, a pesar que Chance venció a los villanos, la encontramos llorando en brazos de Quince, la ama de llaves, quien la consola sobre todo lo que le ha pasado. Los personajes masculinos aparecen despistados y no entienden lo que ha ocurrido.


Si algo está claro es que Leave it to Chance no es para nada un comic complicado, oscuro o lleno de machismo como la mayoría. La serie tiene una meta similar a la de Star Wars: ser innovadora y aún mas importante, ser divertida. Algo que muchos lectores han olvidado hoy en día. Lo más probable es que la audiencia del comic no hayan sido personas jóvenes del sexo femenino pero más bien, lectores mayores de comic que extrañaban los tiempos nostálgicos de antaño.

La portada del número 13 tiene una imagen de Chance rodeada de zombies mientras ella mira su propia tumba. El epitafio es el siguiente:

Aquí yace
CHANCE FALCONER

Una Muchacha Malcriada
Que Murió esta Noche
Una Cobarde y Desertora

¿Volverá Chance algún día? Es dificil saberlo. Tendremos que dejarlo a la suerte.


----------

Artículo escrito por D.G.D. Davidson para el blog de HolyHeroes.

No hay comentarios: