martes, 10 de noviembre de 2009

The Dark Knight Strikes Again: ¿Buen o mal comic?


Si tuviera un dólar por cada persona que odia The Dark Knight Strikes Again, la secuela del Dark Knight Returns (uno de los comics definitivos de Batman por Frank Miller), sería un millonario. Ya sea por los colores chillones, la falta de fondos o las peculiares decisiones narrativas, muchas personas lo toman como el peor trabajo de la carrera del creador de Sin City y 300.

Es por ese motivo, que me encantó leer este texto de Sean T. Collins para The Savage Critic. Sin lugar a dudas pone el comic bajo una nueva luz.

----------

Hace años me encontré con una cita de Jaron Lanier en las notas de una segunda o tercera versión del álbum The Pleasure Principle de Gary Numan. Según Google, al parecer esa cita venía de este ensayo de la revista Wired y esto es lo que decía:

“El estilo solía ser en parte, un registro de los límites tecnológicos del medio comunicativo de cada periodo. El sonido de los Beatles era el sonido de lo que obtendrías si tomabas un estudio de sonido de los sesentas y lo empujabas al límite. Una verdad es que los artistas anhelan exceder los límites; buscan esa libertad excesiva que los propulsa al vacío. Los artistas son vulnerables y pueden llegar a menudo a estados de nerviosismo sin dirección, como niños sin nada que hacer. Este es el motivo por el que simulaciones pequeñas de música ‘vintage’ están más de moda ahora que máquinas más flexibles y poderosas que podamos imaginar.”


Lanier escribió eso en 1997 y la verdad es que no sé a qué resurgencia vintage-synth se refería entonces, pero por dios sí que suena relevante ahora ¿no creen? En esta era post-electroclash en la que rockeros indie del glo-fi se vuelven famosos por tocar canciones que suenan a cassettes de nuestras canciones pop favoritas de cuando teníamos tres años, los medios visuales han tomado un camino similar.

Tomen por ejemplo el siguiente video de Peppermelon que se especializa en una sobrecarga de colores primarios y una técnica que no solo acentúa pero que también se divierte dentro de sus propias limitaciones. El video te demuestra que puedes hacer acción, asombro e incluso sensualidad con esta misma estética. Lo crudo, lo brillante, la voluntad de querer mostrar las capas, todo esto nos da algo contra lo que podemos empujar.



Y todo esto se aplica a The Dark Knight Strikes Again y de cómo estuvo años adelantado a su tiempo. La mitad de la diversión del DKSA está en descubrir todo lo que Miller hace, desde reporteras de noticias desnudas hasta superhéroes gobernando el mundo en vez de cuidarlo, a lo mejor sin darse cuenta que alguien ya lo hizo en el pasado. Pero no quiero decir que Miller y Varley pavimentaron el camino para nadie.

Lo que digo es que Miller abandonó sus destrezas (y casi todos los fondos de los paneles!) y los cambió por una variedad de estilos que vio en SPX. Y cuando Varley decidió usar photoshop para llamar la atención hacia el mismo trabajo en vez de crear un simulacro de algo más, entonces los dos encontraron el mismo tipo de excitación y descubrimiento que varias artes modernas.

Creo que es seguro asociar al DKSA con el proto-punk. Miller hizo para los comics, lo que los Ramones hicieron para la música como dice Tony Millionaire. “Para muchos, el libro parece haber sido creado por un tipo con un lapicero junto a su enamorada en su iMac.” La idea es que el comic se vea crudo, que suene fuerte, que sea impetuoso. No tiene tiempo para las cosas bonitas de antes – se trata de llevar a los comics de vuelta a sus raíces.


Tuve la chance de hablar con Miller varias veces después que el libro fuera publicado y él dijo lo mismo. Hasta me mencionó su creencia que los disfraces coloridos y brillantes de los superhéroes de antaño tenían una propósito dual de a) diferenciar los unos de los oros y b) demostrar que no estaban desnudos, así que hasta tenía listo a su pensamiento en términos históricos despellejar el realismo como una forma de reclamo.

Y al fin y al cabo, la historia no es nada sutil en este aspecto: Batman y su ejército llegan para destruir a los dictadores que nos mantenían gordos y contentos y que convirtieron a los superhéroes en tontos cobardes. Es más, parece que las comparaciones punk estaban casi acertadas al 100%. Nacida más de la desesperación que del disfrute y llena más con alegría que con enojo, el Dark Knight Strikes Again anticipó una forma de hacer las cosas que tenía como propósito llamar la atención hacia su propia construcción y usar cada pixelización y artefacto, cada imagen crayolaficada y cada color brillante para crear algo salvaje y maravilloso.

Al final, The Dark Knight Strikes Again es un exorcismo. Toma todo lo oscuro y sucio del Dark Knight Returns y de todos los comics que vendrían en años posteriores y pone todos estos elementos de cabeza. Empuja la pared de las cualidades day-glo de los superhéroes y se aleja de ese componente miserable que muchos tienen. La moral es simple: "Los superhéroes son cool".


5 comentarios:

Pablaktus dijo...

Saludos
Interesante post, el analisis es interesante, sin embargo no considero que Miller sea vanguardia en esta historieta, mantiene elementos de narracion o grafica referenciando a varios autores, la 1era imagen Moebius, la 2da image Steranko, por ejemplo, elementos del universo de cada autor, aun en uso, desde hace por lo menos 40 a 30 años, y que siguen utilizando. En un analisis antiguo se da cuenta que Miller se preocupa de buscar inspiracion mas alla de las fronteras de su pais, ITo Ogami y Daigoro, su serie de TV ya era popular por estos lares en los 70's, sobretodo afanando harto a Breccia y Hugo Pratt (en sus etapas mas personales y distintivas) y sus mismos coterraneos no saben quieneres son (Jim Lee preferia inspirarse en Sin city que en su fuente original).
Yo soy refan de Gary Numan, lo que a principios de el 2000 se conocia por electroclash antes era sytntpop o technopop, lo que ahora era "visual" antes era gotico o new romantic (ahi uso de referencia a Classic Nouveaux). Los colores brillantes en los superheroes aparte de que fueran iconicos y reconocibles, se debe en parte al papel en que eran impresos, a las tecnicas de impresion, si busco experimentacion grafica, color, y que no resulte "cerrada" ya tenemos a Allred.
En 300, pense que se liberaria de sus influencias (aunque siguiera con diseños de pagina estilo Steranko) sin embargo posteriormente no a sido asi, lo prefiero guionizando para otros (Daredevil born again es de lujo).
Gracias por post que ofrecen debate.

Radlum dijo...

Admito no haber leído The Dark Knight Strikes Again (precisamente por los malos comentarios que suele recibir), pero con lo que he leído en este post, podría darle una oportunidad (aunque después de leer All Star Batman and Robin, creo que Miller o está completamente loco o ha optado por convertirse en una parodia de sí mismo)

Rober A. dijo...

Pues a mi prestaron los tres tomillos hace ya bastante tiempo y bueno, qué puedo decir... el primero me gusto, en cierto modo, me ilusionaba y me parecia innovador, también en cierto modo, pero los siguientes tomos... el dibujo empeora, la historia es un querer y no poder. Y no sé, Miller, aunque a muchos nos duela, no es el de antes. Y claro el color... por poco y me quedo ciego ;)

Gianco dijo...

Admito no haber disfrutado DKSA la primera vez que lo leí. Esperaba con ansias una secuela en espíritu y en tono del DKR y este comic fue todo lo opuesto.

Si bien no estoy de acuerdo con algunas de las decisiones narrativas que Miller toma, debo aplaudir su audacidad. Miren el comic. Cualquier panel al azar. El hombre debe haber tenido hartas agallas para lanzar un comic de este tipo en el mainstream de DC.

Si hubiera narrado la misma historia sin personajes de DC y lo hubiese lanzado bajo una editorial desconocida como comic alternativo, estoy seguro que el libro hubiera recibido alabanzas por su experimentación e ideología pop.

Pero como lo hizo con Batman y con Superman, de frente nuestros cerebros entraron en modo automático para esperar un tipo de historia determinada. Y DKSA fue alto totalmente distinto. ¿Lo irónico? Miller es el culpable de haber creado la imagen moderna que tenemos de Batman en nuestra conciencia colectiva con trabajos como Año Uno y DKR.

Pottermord dijo...

No no, Miller es el responsable de pasar a papel lo que nosotros pensamos de Batman y Superman despues de 5 botellas de whiski rebajado con kerosene.
El primer tomo me encanto, muchisimo, ver a Flash corriendo en una rueda, ademas que fue la primera vez que vi al capitan Atomo como un heroe importante y no como una mota de polvo en el escudo de la JLA (Y gracias a The Blackest Nigth ahora el capitan se esta volviendo el nuevo Superman).
La segunda y la tercera me recordaron a la primera vez que vi una tira comica de Jack T Chick: No sabia si quemarla para que le hiciese daño a nadie o guardarla debajo de mi almohada para llerlo si que nadie me viera.