martes, 2 de febrero de 2010

Stan "The Man" Lee

Los dejo con la versión extendida de la columna que fue publicada hoy en Perú 21 sobre el papá del Hombre Araña, Hulk, Thor, los 4 Fantásticos y otros. ¡Ojalá les guste!


-----

Stan “The Man” Lee

Sin lugar a dudas, uno de los escritores más controversiales y revolucionarios del medio ha sido Stan Lee. Pilar de Marvel Comics en los 60 y creador de personajes icónicos como Spider-Man y los X-Men, Lee fue el pionero de lo que bien podría significar la rebelión de los superhéroes en las tiras cómicas. Lápiz en mano, Stan 'The Man’ se encargó de contraatacar la sobreabundancia de la acción sin sentido –no obstante, divertida–, que era tan común en los cómics de DC a mediados de los cincuenta, y optó por enfocarse en seres con fallas humanas y tragedias emocionales, un gran cambio del arquetipo perfeccionado por la casa de Superman que, al igual que los grandes estudios de Hollywood, ponía sus energías en Adonis perfectos, nada relacionables para el norteamericano promedio.

Los héroes de Stan Lee eran personas con mal genio, congojas melancólicas; seres que podían sentir envidia, tristeza y venganza. Estos eran justicieros que no solo debían proteger a la ciudad y sus amigos de villanos galácticos, sino también de ellos mismos y sus arrebatos emocionales. Tomemos por ejemplo a 'La Mole’, el hombre de roca naranja de Nueva York y, probablemente, el principal punto de quiebre en la historia de los superhéroes. Ben Grimm no solo era un deforme que tenía que esconder su apariencia bajo un sombrero y una gabardina XXXL. Grimm –al menos al inicio– era un ser para nada bienvenido en la sociedad, un hombre repugnante que se sentía más cómodo peleando contra otros monstruos como él que caminando por las calles junto a personas normales.

Y eso es solo el comienzo, ya que la contribución de Stan no solo se adhirió a temas de construcción y personajes. Al igual que la Nueva Ola Francesa en el cine, Marvel y Lee fueron pioneros de la experimentación en la historieta comercial, llegando a fronteras antes impensables en lo que se refiere a técnicas de narración y caracterización de personajes, creando de esta forma varios de los cómics más emblemáticos en la historia del medio.

En esta etapa como escritor, su mayor contribuyente fue Jack “El Rey” Kirby, el artista definitivo de comics de superhéroes y junto a Lee, el co-creador de personajes como Thor, Hulk y los 4 Fantásticos. Entre ambos desarrollaron lo que llegó a conocerse como el Método Marvel, un sistema de producción de historietas que muy bien podría definirse como un flujo de conciencia compartido y es que la manera en que creaban comics fue realmente única. Para que tengan una idea, el 95% de historias que ambos crearon partían de un plot a grandes rasgos que se desarrollaba en breves conversaciones. Acto seguido, Stan Lee escribía específicas escenas sobre lo que ocurriría en el número, se las entregaba al dibujante y en base a esto, Jack Kirby dibujaba las páginas – a veces añadiendo elementos nuevos – y dejaba espacio en blanco para que Lee cree el diálogo luego.

Así es. Los años dorados de Marvel Comics fueron una simbiosis extraña de imágenes y diálogo en la que un escritor no entregaba scripts completos. Los comics emanaban simultáneamente conceptos desarrollados por escritores y dibujantes y como en una especie de partido de fútbol abstracto, ambos se iban pasando la bola, cada uno sumando nuevas ideas a la labor del otro, creando así algo único y extraño.

A pesar que este sistema nació - como lo indica Mark Evanier – de la necesidad de Lee, quien escribía decenas de títulos al mes, de trabajar rápido y de confiar en las habilidades narrativas de artistas geniales como Kirby (y luego Steve Ditko), el resultado fue algo maravilloso. Gracias a este método, se crearon los geniales arcos narrativos que definieron las vidas y personalidades del Hombre Araña y de los X-Men. Gracias al Método Marvel vimos la genial y bizarra saga de la llegada de Galactus en los 4 Fantásticos al igual que la rabia atómica del Increíble Hulk. Si bien este es un sistema que definitivamente no funciona para todos los escritores – se requeriría una sincronización superlativa entre escritor y dibujante – no cabe duda que Stan “The Man” capturó las emociones de una generación en papel y tinta y junto a un grupo de brillantes artistas, volvió a prender la cansada llama de los comics de superhéroes.

7 comentarios:

Gintoki dijo...

Buena columna aunque me hubiera gustado que hablaras sobre el duo Lee-Kirby.
Hablando de los creadores de los 4F, los ultimos números escritos por Hickman y Eaglesham estan de la ptm.

Jesús Cossio dijo...

No entiendo lo de Stan Lee "lápiz en mano". Él era argumentista y guionista, no dibujante. De hecho, varios de los dibujanes que trabajaron con Lee cuestionan su apropiamiento de varios caracteres.

Anónimo dijo...

Concuerdo con Jesús. ¿Hasta qué punto la creación no dependía finalmente de "los dibujantes" (yo creo que eran más que eso) o ejecutores? Justamente, Ditko, contrario a Lee pensaba que esa explicación de "creación / ejecución /finalización" era falaz. La ejecución también era creación (así, los personajes que Stan Lee "creó", fueron en realidad co-creados, y los méritos van a sus socios).

Me explico. Un autor llega con un borrador, unas ideas abstractas, el otro autor, desarrolla la idea abstracta concretamente en el papel, eliminando, editando, ampliando, corrigiendo algunas cosas de las ideas abstractas. El primer autor termina lo que el otro corrigió/editó/amplió. Co-autoría.

(Por ejemplo, la creación de los cuatro fantásticos, donde la idea original de Lee era de una Mole traidora, de un Reed Richards al cual le dolían los brazos al extenderse, una mujer invisible 24 horas que tenía que usar una máscara para ser visible, etc.).

Lo injusto del Método Marvel terminó con la salida de Steve Ditko y, luego, con la de Jack Kirby. Fue posterior el reconocimiento de los créditos como co-creadores.

(Fuente: Comic Book Comics #04, Fred Van Lente, Ryan Dunlavey)

Gianco dijo...

Lo de "lápiz en mano" se refería al hecho de que estaba escribiendo algo pero ahora que lo leo, entiendo que se puede percibir como un elemento propio del dibujante. Mea culpa!

Y sobre la creación de los personajes, lo que dicen es totalmente cierto. Especialmente en este caso, Lee es co-creador de sus personajes con Kirby y Ditko. No recuerdo si en las películas de Spider Man decían "basados en el comic de Stan Lee y Steve Ditko" pero en el film de los 4 Fantásticos decía "basado en el comic de Stan Lee y Jack Kirby" si mal no recuerdo.

Pero al parecer estas prácticas ya no se mantienen hoy en día. Sandman es co-creado por Neil Gaiman y Sam Kieth y casi todos los títulos de Vertigo son co-creados por el escritor y el dibujante como es el caso de Y the Last Man, Fables, Scalped, etc.

Raschid dijo...

Bien, Gianco, con la columna sobre uno de los padres fundadores del universo Marvel. Recuerdo que en una "Wizard", en la polémica Kirby-Lee, Bendis destacaba a Lee y Ross, a Kirby (bueno, cada uno ve este asunto desde donde se encuentra ubicado).

A raíz de los comentarios, tal vez, pueda interesar este texto, donde se abordan las luces y sombras de una figura polémica como la de Lee:

http://comicsfanfiles.blogspot.com/2010/01/una-figura-favorita-de-fama-y-fortuna.html

El Paquiro dijo...

Gran parte de la confusión sobre el merito de cada uno de los creadores pioneros en los albores de la Era Marvel se genero a partir de que Stan Lee, queriendo reconocer a los hasta entonces ignorados hombres detras de los comics, empieza a especificar el papel de cada colaborador en la pagina inicial de las historias autodesignandose en los créditos como "Escritor" y a Jack, Steve y los demás como "Dibujante", después de abandonar el simple y ambigua leyenda "By Stan Lee + J.Kirby" o "By Stan Lee + S.Ditko" de las primeras apariciones, tal y como lo había hecho el dúo "Simon & Kirby" donde no se sabia a ciencia cierta que aportaba cada uno de ellos para una historia en particular, pues a veces Joe hacia los bocetos , Jack los detallaba, Joe entintaba o al revés , las ideas iniciales a veces eran de Joe o Jack, complementadas por el otro o de ambos.

El llamado posteriormente "Método Marvel" precedía a la creación de "Los Cuatro Fantasticos" y el resto de la linea, pues se acomodaba a la limitada infraestructura de la modesta editorial "Atlas Comics",donde los "artistas"(dibujantes) trabajaban desde casa, como "Agentes Libres" pagados a destajo, y solo se presentaban una vez por semana a la diminuta oficina a entregar sus paginas, tal vez recoger su cheque, platicar con Stan sobre la próxima colaboración o numero y recoger los guiones en su caso.
A medida que el numero de seriesy personajes y las responsabilidades gerenciales de Stan aumentaban, sus "guiones" fueron cada vez mas básicos y breves, reduciéndose inclusive a simples oraciones, por lo que gran parte de la trama recaía sobre los "dibujantes" quienes tenían que actuar como editores visuales definiendo el ritmo de la historia, decidiendo que incluir y que dejar fuera para acomodar las historias en un determinado numero de paginas, y rellenando huecos entre las posibles escenas o elementos solicitados por Lee en el mejor de los casos.
Pronto sus mas cercanos y mejores colaboradores empezaron a resentir la apropiación por parte de Stan del crédito que justamente les correspondía y aunque internamente había promesas verbales de Martin Goodman, el dueño, de remunerarlos mejor una vez que hubiera utilidades y ventas de derechos, Jack y Steve forcejeaban para que se reconociera su merito en la creación de sus "tramas" o guiones. Steve finalmente lo logro en el numero 25 de "El Hombre Araña" aunque sin recibir pago adicional, como se había atrevido a exigirlo Wally Wood, por su colaboración o autoría en las tramas o guiones durante su breve coparticipación en "Daredevil" a lo que Stan se negó y motivo su rápida salida de Marvel.

Seria injusto también menospreciar el merito de Stan Lee en la creación del Mito Marvelita y negar sus habilidades como extraordinario escritor de dialogos, excelente publirelacionista y mercadologo, carismático editor, atractor y negociador de nuevo talento, incansable promotor y porrista de este caballo negro editorial. Indudablemente las excelsas tramas y arte de Jack y Steve por si solas no hubieran logrado catapultar el fenómeno Marvel a las proporciones insospechadas que finalmente lograron derrocando al lider de la industria por 25 años "National Periodocal Publications" en tan pocos años.

Muchos lectores jóvenes iniciados en la era Marvel desconocían, además de su trabajo como dibujante, la larga trayectoria de Jack Kirby en el medio como guionista, coguinista,escritor y coescritor de las historias dibujadas por el o sus colaboradores,en parte porque antes de Marvel las editoriales no daban crédito a los creadores tal vez para no incitar problemas y polémicas de Derechos de Autor; la prensa y los medios se encargaron también, sin culpa o con ella, de endosar la nebulosa versión del hiperbólico e hiperbatonico Stan como el único conceptualista creador del Universo Marvel.

(Continuara...Face it front! True believers!)

Satur dijo...

Creo que también es injusto menospreciar el aporte de Stan Lee. Sin duda Kirby y Ditko eran excelentes artistas y creadores, pero Lee trabajó con muchos otros dibujantes y creo que su mérito era saber apreciar a cuales les podía dar unas líneas generales para que las desarrollasen y cuales necesitaban guiones más detallados. Además, en aquel momento Lee hacía los guiones de todos los superhéroes, atendía el correo, era director editorial,... Apreciemos también el valor de su trabajo.

Por cierto, en mi opinión el estilo grandilocuente de Stan Lee cuadraba a la perfección con el dibujo monumental de Kirby, en una simbiosis casi perfecta.