jueves, 19 de agosto de 2010

Ciudadano POP entrevista a Joshua W. Cotter


Los que leyeron la columna de esta semana en Perú 21, se acordarán de Josh Cotter, nominado al Ignatz, Eisner y uno de los mejores artistas de comics que hay en el campo en este momento. Josh tuvo la gran gentileza de respondernos unas preguntas y la verdad es que esta terminó siendo una de las entrevistas más (sino la más) interesante que he hecho. Josh simplemente tiene demasiado para compartir y si tú que estás leyendo esto, estás interesado en crear y comprender el comic como arte, entonces te debes a tí mismo leer lo que este hombre tiene que decir. Los dejo con la entrevista y no se olviden de visitar la pag de Josh.

----------

Ciudadano POP (CP): Para alguien que no está familiarizado con tu trabajo, ¿Qué nos puedes decir sobre ti y tu arte? ¿Cómo decidiste que querías crear comics?

Josh Cotter (JC): Siempre estuve interesado en comics, pero no se me ocurrió hasta hace poco que en verdad quería crearlos. Crecí en una granja y apenas tuve acceso a tiras cómicas de periódicos (Calvin & Hobbes, Peanuts, etc.), y ocasionalmente algunos títulos de Marvel (Uncanny X-Men, Amazing Spider-Man). Eventualmente fui a estudiar ilustración en la universidad y luego de graduarme empecé a conseguir algo de trabajo editorial. Al comienzo no tuve problema en ilustrar las historias de otros, pero luego de un tiempo, me di cuenta que tenía mis propias historias por contar… y dado que quería incorporar mis habilidades como ilustrador, mi narrativa empezó a tomar la forma de comics.

Quizás fue un accidente feliz, tal vez parte de un diseño más grande. ¿Quién sabe? Sin embargo, cuando creo algo, quiero hacer algo más que entretener a las personas. Los libros que han tenido más impacto en mi vida han sido aquellos que han trascendido el simple entretenimiento… los que han creado ambientes vívidos, físicamente y sicológicamente realistas, que se vuelvan más fuertes a medida que regreso a ellos. Yo nunca fui entrenado o formado educacionalmente para ser un ‘escritor’, mi trabajo siempre estuvo dentro del ámbito de la experiencia personal. Pero sí creo que mediante una voz honesta y una dedicación al arte, estoy cerca a crear un mundo ficticiamente creíble que me permita a mí - y espero a otros - gozar de una experiencia similar de inmersión que vaya más allá del escapismo puro.

CP: ¿Qué tan metódico eres a la hora de entrar al proceso de creación? ¿Tienes alguna táctica en particular para sacar las ideas de tu cabeza y plasmarlas en papel?

JC: Con Skyscrapers of the Midwest, todo tuvo un guión y hasta hice bosquejos pequeños de cada página antes de empezar a dibujar. Dejé un poco de espacio a la suerte, pero en su mayoría, todo estuvo planificado. Después de trabajar por cinco años con un método tan rígido, estaba preparado para soltarme un poco y el ‘método’ que implementé para mi siguiente libro, ‘Driven by Lemons’, fue una reacción a ese mismo proceso, donde nada estaba planeado y todos los mecanismos de la narrativa, selección del medio, etc. estaba siendo creado de manera espontánea e intuitiva en su naturaleza. Espero encontrar un balance placentero entre ambos para mi próxima serie.


CP: ¿Nos puedes guiar un poco por los aspectos técnicos? ¿Qué instrumentos (lápices/brochas) crees que te funcionan mejor?

JC: En Skyscrapers usé principalmente una pluma Hunt 102 y tinta Winsor & Newton (la botella tiene una araña en su logo… tiene pequeñas cantidades de gomalaca que ayudan a que la calidad de la línea se mantenga oscura, rica y resistente a los borrones), todo dibujado en hojas Crescent de ilustración de prensa (traté de trabajar con Bristol pero mi pluma no dejaba de hacer huecos en el papel). Las portadas fueron hechas en gouache y tinta sobre láminas de ilustración. En cambio, ‘Lemons’ fue trabajado en un pequeño Moleskine. Como mencioné, uso una variedad de medios, y todas las decisiones están sujetas a un efecto deseado… todo desde la acuarela hasta los lápices Micron hasta los lápices mecánicos.

CP: Ahora que mencionas lo de Lemons y sobre cómo lo trabajaste en un Moleskine, soy yo o no eres un gran fan del Photoshop?

JC: No tengo ningún problema en usar Photoshop, siempre y cuando sea usado de manera artística sobre el proceso general y no define el proceso como un todo (a no ser que eso sea lo que busques estéticamente). En realidad uso bastante Photoshop cuando se trata de mi trabajo freelance, tiras cómicas, etc. Pero solo lo uso de la manera en la que usaría un lápiz o una pluma. El proceso de crear Skyscrapers en su mayoría no tuvo nada que ver con Photoshop… más que nada por el hecho que quería hacer un libro usando los métodos de ejecución más tradicionales que habían. Sin embargo, cuando tuve que escanear y limpiar páginas, Photoshop fue una gran ayuda, y me ahorró mucho dinero al fotografiar cada página.

Al momento, pienso usar Photoshop como herramienta de coloreo para mi próxima serie (no para toda la serie, pero sí para secciones que se desvían estilísticamente de otras partes).


CP: Recuerdo haber visto tu trabajo por primera vez en Skyscrapers os the Midwest. Desde entonces, siempre que veo tu trabajo, reconozco rápidamente tu trazo. ¿Qué tan importante es esto para ti? ¿El tener una estética consistente?

JC: Recuerdo que cuando estaba a punto de graduarme de la universidad, mis compañeros de clase y yo estábamos terriblemente preocupados por no haber desarrollado aún un ‘estilo’ particular. ¿Cómo podíamos ser artistas exitosos si no teníamos una identidad visual? Muchos entramos en pánico y tratamos de forzar un ‘estilo’… y creo que eso es algo muy común para un nivel estudiantil. Casi siempre te puedes dar cuenta que algo es un trabajo estudiantil porque se percibe todo el esfuerzo que se ha invertido en tratar de encontrar un estilo propio. Puede que algunas veces algo interesante salga de este esfuerzo, pero casi siempre termina viéndose como lo que en realidad es… algo forzado.

Cuando me gradué, tenía un estilo muy Steadmanesco, salpicaba mucho la tinta y forzaba la perspectiva (dicho sea de paso, espero que nada de eso salga a la luz hoy en día). La verdad es que hasta el día de hoy no estoy consciente de mi estilo cuando dibujo. Si dibujas diariamente, año tras año, tratas de mantenerte fiel a una observación natural al igual que objetiva y pones todo tu ser en tu trabajo y tus estudios, entonces el ‘estilo’ percibido por otros no es nada más y nada menos – creo yo – que una extensión de esa auto-interpretación interna y verdadera que surge de una proyección subsecuente del mundo en el que habita. Una unión pura de mundos exteriores e interiores, con un poco de ego esparcido en el medio para hacer feliz a Freud.


CP: Leí en una entrevista que tuviste una crisis nerviosa antes de trabajar en ‘In Search of Peeks’ (un segmento) de ‘Driven by Lemons’. ¿Qué tanto afectó esto a tu trabajo? ¿Hasta qué punto modificó lo que tenías planeado para esa sección?

JC: Técnicamente soy un Bipolar II (maniaco-depresivo), y desafortunadamente, siempre vivo a la espera de la eventual crisis nerviosa. Creo que en la entrevista a la que te refieres dije también que tuve suerte de tener una crisis nerviosa en ese momento de mi vida, justo cuando estaba a punto de ilustrar una crisis nerviosa en el comic. Los altos y bajos emocionales son parte de mi vida diaria (como alguien normal, solo que amplificados) y una gran parte de mi jornada por la vida es aprender cómo beneficiarme de lo negativo al igual que lo positivo.

A medida que envejezco, tengo una mejor idea de cuáles son mis limitaciones, y me doy cuenta que cuando estoy bien, puedo ser productivo y que cuando no estoy bien, bueno, es el momento que mi mente necesita para sanarse y simplemente no me torturo porque sé que eventualmente voy a volver a ser productivo.


CP: Hay varios temas que siempre veo presentes en tu trabajo; cosas como la pérdida de la inocencia, la soledad, depresión, etc. No quiero decir que tu trabajo tenga una vibra triste (porque para mí no lo tiene) pero es esto algo que buscas conscientemente?

JC: No. A medida que pasan los años, muchos entrevistadores me han preguntado por qué mi trabajo es depresivo, y la verdad creo que omiten el punto por completo. En realidad, creo que la vista de ellos es mucho más pesimista que la mía y debería ser yo quien les pregunte por qué SUS PREGUNTAS son tan deprimentes y tristes. Sin llegar a decir que soy un creador del nivel de alguien como, digamos, Cormac McCarthy… pero si hablamos de escritores ‘depresivos’, el hombre debe de ser uno de los primeros en la lista. Pero la gente se enfoca solamente en el malestar mayor y olvidan todas las pequeñas partes buenas…

La vida real es deprimente, brutal, difícil, una lucha constante, pero no importa lo bajo que estés, siempre va a haber un rayo de luz. Puede que los rayos estén oscurecidos por nubes de tiempo en tiempo, pero siempre habrá esperanza… esperanza para QUÉ exactamente no lo sé, creo que depende del individuo. ¿Quizás esperanza que la humanidad evolucione un día hasta conquistar sus instintos básicos, ‘malévolos’ y nos unificamos para un mayor bien?


CP: ¿Qué consejos tienes para personas que quieren crear comics en Latinoamérica? No tenemos muchas editoriales dispuestas a publicar comics, pero tenemos muchas personas con deseos de seguir creando.

JC: Publiquen ustedes mismo… Antes que AdHouse publique algo mío, me la pasé haciendo mini-comics. Las editoriales hoy en día quieren VER que eres capaz de hacerlo, no solo OÍRLO. Imprime algunas docenas de tu trabajo y envíalos a familiares, amigos, revistas, periódicos, y mira qué respuestas recibes. Una vez que ocurra esto, trabaja con esta respuesta y haz un segundo trabajo más fuerte en calidad. Vuelve a enviarlo y continúa consecutivamente.

Hay una tendencia general a creer que cómo nosotros hemos escuchado de nosotros mismos, todo el mundo tiene que saber de antemano quiénes somos. Desafortunadamente, el inconsciente colectivo no funciona de esa forma… pero si haces que tus libros salgan afuera, el feedback empezará a llegar como una bola de nieve y eventualmente encontrarás un público y hasta un editor.


CP: Finalmente, esta es una pregunta que le hago a todos los artistas que entrevisto. Si por algún motivo cósmico, los dioses no te hubieran convertido en un creador de comics, ¿Qué profesión te hubiera gustado ejercer?

JC: He pensado mucho en eso últimamente. ¿Qué haría si no creara comics? Creo que si los dioses (robóticos) hubieran escogido otro camino para mí, tal vez me hubieran hecho lo suficientemente inteligente como para ser un físico. Se ha dicho que el lenguaje verdadero del universo está y puede ser encontrado en las matemáticas. Sería genial siquiera poder empezar a entender un poco de esas cosas… Por el momento, trabajo medio tiempo en una tienda de discos. ¿Quizás encuentren que el idioma del universo está en la música y no en las matemáticas? ¿O tal vez está en las tiras cómicas¿ (Que no están tan lejos de la palabra ‘cósmicas’).

CP: Gracias por tu tiempo Josh.

----------

Espero les haya gustado la entrevista. No se olviden de visitar la pag de Josh y en caso tengan curiosidad sobre a qué entrevista me refiero cuando hablamos sobre su crisis nerviosa, pues es a esta de Tim O'Shea que les dará un mayor vistazo a la mente y alma de este creador.

4 comentarios:

mili dijo...

Me pregunto hasta que grado su condición afecta su arte. ¿puede q sea una especie de terapia para él?

Gianco dijo...

No lo se. Atreviéndome a filosofar un poco, supongo q todos somos la suma de memorias y actos que han definido nuestro pasado. Su condición es parte de su naturaleza actual así que por lo tanto, su arte es una extensión de esta y todas las demás cosas que lo definen.

Jesús Cossio dijo...

MUCHAS gracias por la entrevista y el cherry a este autor, Gianco. Realmente una alegría (y un alivio) ver que alguien puede articular sobre (sus) comics en lenguaje claro pero no simplón, sin miedo a parecer "complicado".

Desafortunadamente, no es lo que se acostumbra en el pequeñísimo medio local, donde los autores suelen hablar mucho de sí mismos pero poco de su proceso por miedo a sonar pretenciosos o "intelectuales". Alguien que hable subnormalmente como Cherman será aplaudido, pero un Joshua Cotter sería tildado de "creído".

Aunque puede que eso esté cambiando un poquito con gente como Rodrigo La Hoz y Jorge Perez-Ruibal, cuyo proceso creativo y mental es tan interesante como el de Cotter.

saludos

j.

Gianco dijo...

De nada Jesús,
Gracias a ti por el comentario.