viernes, 27 de agosto de 2010

Comics en movimiento

Siempre estuve en contra de llamar 'comics' a los motion comics que vienen ganando cierta popularidad desde hace unos años. Si bien estos 'comics en movimiento' están jugando a tomar paneles y animarlos, dándole voces y música, creo que el resultado final transforma la intención original del comic, convirtiendo al producto final en una animación, más no en comic.

Pueden ver ejemplos aquí y aquí. ¿Son estos comics? Personalmente diría que no. Si animas algo estático, haciendo uso de zooms, paneos y movimientos físicos de los personajes, entonces creo que estás rompiendo una de las reglas básicas del comic: el crear la ilusión de movimiento. Puede que se vea genial y todo. Eso no lo niego. Solo que no lo llamaría comic.

Sin embargo, la tecnología está ahí afuera y como han dicho varios expertos en teoría de arte secuencial, solo estamos a la espera que alguien tome esto y simplemete lo cree.

Bueno, creo que Vincent Giard de Montreal lo acaba de hacer.

0405

Giard usa lo más simple de lo simple: pequeños gifs animados yuxtapuestos con imágenes estáticas en el orden natural de un comic. De esta forma tenemos viñetas junto a otras al igual que en cualquier otro comic, solo que unas cuantas viñetas se mueven en una especie de circuito cerrado. Como dice Scott McCloud (y como McCloud no va a tener algo que decir al respecto en estas cosas):

"La mejor manera que tengo de explicarlo es que la animación en bucle (y también de sonido para tal caso) sigue comunicando un periodo estático de tiempo. Si el panel 2 viene luego del panel 1 y antes del panel 3, aún se siente como un comic, sin importar que el panel 2 sea un gif animado. El punto no es si lo llamamos de comic o no, pero si es que este experimento funciona como una forma de contar hisorias. ¿Se siente completo? ¿Nos podemos perder en la realidad de la historieta? Y en este caso, diría que sí."

Mi principal queja con los motion comics era el hecho que uno no puede controlarlos. El comic a diferencia del cine es un medio que funciona a la velocidad del lector. Uno lee el comic a la velocidad que desea y constantemente ve más de un panel a la vez, gozando de una especie de sobrecarga sensorial en lo que se refiere a imágenes. En cambio una animación corre sin esperar a nadie, a 24 cuadros (o imágenes) por segundo. Hay una diferencia.

Si tienen un par de minutos libres, chequeen el comic de Giard sobre una chica que sale a un bar y toma unas cuantas copas de más. Puede que no sea el primero de este tipo, pero personalmente nunca había visto algo similar antes. Como dice McCloud, el formato que uses no importa siempre y cuando esté al servicio de la historia. Pero ciertamente, Giard está yendo por un camino nuevo.

Y momentos como este siempre son emocionantes. Las posibilidades son infinitas y de pronto hay toda una nueva forma de crear comics.

1 comentario:

eunice dijo...

O_O.....
Qué genial. No tengo más que decir.

Es impresionante!!