viernes, 10 de diciembre de 2010

El árbol genealógico de los comics

Hace unas dos semanas estuve en una reunión hablando de qué más - comics - y salió como siempre, el comentario que una de las fuertes influencias que Alex Ross tuvo en su arte fue el trabajo de Neal Adams. Alguien dijo que sin Adams, Alex Ross no existiría. Pero al instante alguien comentó que para tal caso, la influencia original fue la de Alex Raymond, o peor aún, Hal Foster. Y es cierto. Hay ciertas raíces en estilo que forman el árbol genealógico de los comics y si estuviésemos dispuestos, podríamos seguir a una gran variedad de artistas a través de esta.


El diagrama que vemos arriba es de Frank Santoro y es en verdad interesante. Spiegelman ciertamente tiene cosas de Crumb. Crumb no hubiera existido nunca de no ser por Kurtzman y este ni hubiera aparecido de no ser por Segar o Herriman. Podríamos seguir hablando más de esto, pero felizmente Santoro ya lo hizo para Comics Mag. Así que como los flojos que somos, solo nos dedicaremos a traducir lo que el hombre dice.

La historia de los comics es como un gran árbol en el que McCay y Herriman son las raíces, Kirby y Caniff son el tronco, Crumb y Spiegelman son las ramas grandes y el resto de nosotros somos pobres ramitas por ahí metidas. Todo está conectado. Cada generación tiene sus precursores. Sin embargo, estoy inclinado a decir que por primera vez en la historia de los comics es posible construir una nueva identidad en estilo si tener que haber seguido primero una tradición singular. Uno puede escoger precursores de otras tradiciones, no solo del mundo de comics.

Veo a Persepolis como un ejemplo de esto. Se encuentra a la vez fuera de la tradición de los comic y dentro de los límites del medio. Hoy en día es posible saltarse una educación esotérica y particular en "mainstream" comics e ir directo al mundo de comics alternativos y hasta avant-garde. Esto abre la puerta para invasores verticales, artistas de distintas tradiciones que buscan hacer comics y encontrar una audiencia. El mercado apoyará un comic como Persepolis por el hecho que está divorciado del modelo del viejo mundo. Satrapi se encuentra fuera de este árbol genealógico y es libre de dibujar es un estilo directo y genérico que es atractivo para una audiencia grande.

Uno podría ver cómo comics como Love and Rockets o Optic Nerve fueron los primeros en interesar a este tipo de audiencia. No obstante, creo que estos dos tíulo no rompieron tanto esa barrera como por ejemplo Acme Novelty Library o Persepolis, ya que los estilos de los hermanos Hernandez y de Tomine derivaron inicialmente de los mainstream comics. Creo que fue la decisión de Ware de ir más allá de los mainstream comics y aventurarse en el terreno de los comics de periódicos de la edad dorada, lo que le permitió tener un público más diverso.

Parece que esta nueva audiencia aún conectar ciertos estilos particulares con algunos mainstream comics. Por ejemplo, tengo curiosidad de ver cómo le va al nuevo libro de Mazzucchelli ahora que ha "des-aprendido" todos sus viejos trucos de comics.

1 comentario:

Guido Cuadros F.A. dijo...

Ahí encima de Raymond y Caniff debería nacer otra ramaza, la de Breccia. En realidad el autor, salvo Moebius, creo que no menciona a ningún autor que no sea estadounidense.

Pero claro, interesante ejercicio éste el de hacer genealogías y buscar relaciones e influencias entre autores de distintas generaciones.

Y bueno el apunte sobre autores como Satrapi que parecen no depender de éstas genealogías en absoluto y florecen como árboles independendientes.