jueves, 17 de febrero de 2011

La chamba del editor

Los dejo con la columna que escribí y que salió publicada el martes en Peru 21 sobre el trabajo de un editor de comics, en este caso el de Will Dennis. Al igual que en la última columna, esta vez incluyo una mini entrevista al final. Ojalá les gusta y como de costumbre, lo que leen varía un poco de lo finalmente publicado.

Ojo que Will estará en LimaComics este 19 y 20 de marzo, así que si quieren conocerlo, hablar con él sobre la industria y pedirle tips sobre cómo mejorar su trabajo, pues ya saben dónde encontrarlo.


Un editor de comics no la tiene nada fácil. Tiene que ser capaz de pensar en imágenes y en las conexiones sinápticas que la iconografía crea en la mente de uno. Si bien el comic como producto es muchas veces construido a partir de un solo artista y una sola visión, también es cierto que a medida que nos movemos más a un plano comercial, el trabajo se divide en distintos roles – un guionista, un dibujante, un colorista, etc. El objetivo es claramente Fordiano; más manos equivalen a un menor tiempo de producción lo que a su vez indica una mayor rotación de comics (idealmente uno por mes). ¿Y quién ve todo esto? Pues el editor: la persona que se encarga de que todos los distintos enfoques conspiren para crear el mejor comic posible.

Will Dennis es una de las cabezas editoriales de DC Comics y trabaja para Vertigo – la línea que ve títulos para un público más adulto. ‘ Y The Last Man’, 'DMZ' y ‘100 Balas’ han salido bajo su cuidado y su tarea es la más ignorada y la más ardua de todas: lograr que la cosas simplemente fluyan. Como él dice, “Todo comienza con mi conexión hacia el talento colectivo. Busco artistas – escritores, dibujantes - que tengan un punto de vista armonioso. Y no, no me refiero a afiliaciones políticas ni nada de eso… solo una voz dentro de su trabajo que sea única, que se conecte conmigo en un nivel más profundo… que venga del corazón.”

Experto en el arte desapercibido de la edición, Dennis también estará presente en LimaComics, el 19 y 20 de marzo en el Centro de Convenciones Maria Angola.


----------

Ciudadano POP (CP): ¿Cómo es un día normal en la vida de un editor de comics? ¿Cuánto tiempo inviertes en conocer gente, hacer contactos, ir a reuniones de negocios? ¿Es más que el tiempo del que te pasas editando comics?

Will Dennis: Honestamente, mi día no está estructurado. Casi siempre, cualquier plan que tengo de "editar" algo, desaparece del mapa para las 10am. Siempre hay un fuego que apagar o algo que no había forma de anticipar... aunque admito que me estoy volviendo bueno en anticipar problemas luego de haber hecho esto por 10 años. Generalmente me reuno con mi (asombroso) asistente Mark Doyle y juntos examinamos qué es lo que tenemos que hacer... los freelancers que debemos chequear, las propuestas que tenemos sobre la mesa, el letreado, los colores o arte de un libro que está a punto de ir a imprenta, etc.

Dado que tenemos nuevos libros cada semana, siempre andamos cortos de tiempo. Algunas revistas mensuales tienen solo una semana loca y tres semanas relativamente más tranquilas. Nosotros no. ¡Toda semana es una semana loca en el mundo de los comics!

Pero siempre hago tiempo para revisar el internet... no solo noticias de comics pero cosas del mundo actual. Nunca sabes dónde encontrarás algo interesante que un escritor o un artista pueda usar en sus libros.

Otro punto es que DC tiene mucha burocracia, como cualquier compañía grande, así que hay muchas reuniones a las cuales tengo que asistir. Algunas son buenas y beneficiosas. Otras son una completa pérdida de tiempo. Pero eso es algo que existe siempre, en cualquier tipo de trabajo.

Lo que sí nunca, pero NUNCA hago en el trabajo, es leer propuestas de comics nuevos. Tengo demasiadas distracciones al día así que lo mejor es llevarme el trabajo a casa. Leo mucho en el tren y en la noche. Creo que lo mínimo que le debo a los autores es mi atención completa. En fin, todo esto es lo que funciona para mí, ya que la verdad no podría hacer este trabajo de otra forma.

CP: Eres responsable de haber conseguido a escritores como Brian Wood y Jason Aaron para Vertigo. ¿Qué buscas cuando contratas nuevos talentos? ¿Te enfocas más en sus habilidades personales o en la fuerza de la propuesta?

WD: Todo comienza con mi conexión hacia el talento colectivo. Busco artistas – escritores, dibujantes - que tengan un punto de vista armonioso. Y no, no me refiero a afiliaciones políticas ni nada de eso… solo una voz dentro de su trabajo que sea única, que se conecte conmigo en un nivel más profundo… que venga del corazón. No solo busco un buen escritor. Busco un gran escritor que quiera decir algo original. Necesito verlos empujándose a sí mismo por escribir algo nuevo y fresco. Lo mismo va para artistas, coloristas, etc.

Pero habiendo dicho eso, es algo personal y la verdad es que "no lo sabré, hasta que lo vea". He recibido propuestas a través de los años que venían de algunos de los nombres más grandes que hay en el mundo de los comics y he tenido que rechazarlas porque simplemente no logré conectarme con ellas. Es una cosa muy nebulosa que involucra talento, el momento adecuado, perseverancia, suerte y esa sensación en el estómago que te dice: "¡Si! ¡Este es!"

CP: Finalmente, ¿Cómo es tu trato con los escritores y dibujantes? Me imagino que es inevitable que hayan conflictos personales o creativos en algún momento. ¿Cuál crees que es la mejor manera de resolverlos?

WD: Bueno, esta es una gran parte de mi trabajo. La parte de la "diplomacia". La mejor manera de resolver estos problemas es simplemente no tenerlos en el primer lugar. Y la única forma de lograr esto es construir un buen equipo. Siempre que pienso en grupos artísticos, empiezo por el escritor y el dibujante. Una vez juntos, escogemos a los coloristas y a los encargados de diseñar las portadas. NUNCA lo hago solo. Creo que es sumamente importante que haya un respeto mutuo de tal forma que todos sientan que son una parte importante del equipo. Por ejemplo, paso muy poco tiempo teniendo que corregir a alguien por entregar su trabajo tarde. No lo hago porque todos sienten que si se demoran, dejan mal parados al resto.

Es un caso muy raro cuando tengo que ponerme firme y decir "Esto es lo que vamos a hacer." y termino hiriendo los sentimientos de alguien. Lo normal es que trabajemos juntos y lleguemos a un compromiso. Estas personas son profesionales y deben ser tratados como tales. Hay muchos editores malos en esta industria (bastantes en realidad) que tratan a los artistas como niños, controlándolos con el uso del miedo. Eso NUNCA lleva a algo bueno y luego el editor se la tiene que pasar todo el año como policía de tráfico. Y en mi opinión, ese no debe ser el trabajo de un editor.

--------

Mil gracias a Will por responder las preguntas y en caso quieran hablar con él y conocerlo, estára el el Centro de Convenciones Maria Angola este 19 y 20 de marzo.

3 comentarios:

H. Jordan dijo...

Estimado Gianco,
Interesante columna sobre un tema realmente tan poco tocado, pero tan importante como la chamba de un editor.
Imagínemos lo que se puede dar en una película o en un libro con una edición deficiente o que no esté a la altura de la obra.
Mi pregunta es si la influencia realmente es tal en un comic?
Saludos,
Hernán

Gianco dijo...

Hola Hernan
En un comic como los de la línea DC, la chamba del editor es más que nada parecida a la del productor: encargarse que todos cumplan su papel, que todos tengan su material a la mano, que todo se mantenga dentro de las "normas" editoriales de la empresa y pues, que el comic salga cuando debe. Saludos!

renso dijo...

Buena entrevista Gianco

Saludos!!!

R.