martes, 26 de abril de 2011

Aula a la Deriva

Los dejo con la columna que escribí para Peru 21 y que salió publicada el día de hoy. Como de costumbre, lo que leen abajo varía un poco de lo finalmente publicado. Ojalá les guste.


Aula a la Deriva

Kazuo Umezu está demente. Tiene que estarlo, no hay otra explicación. Las historias que ha creado son siniestras en exceso, pesadillas que solo pueden emanar de personas que viven en planos dimensionales distintos – gente como Dario Argento o H.P. Lovecraft. Tomemos por ejemplo a ‘Aula a la Deriva’, un manga clásico de 1972 que narra el horror que vive un grupo de estudiantes luego de que su colegio desaparece un lunes por la mañana y se ven todos transportados a un futuro desierto y endemoniado (sin ninguna supervisión adulta).

Lo que fácilmente pudo ser un bosquejo de sobrevivencia y un análisis social inspirado en William Golding, es en realidad un examen de lo oscuro que puede ser el alma del ser humano. Cuando los niños se ven amenazados por un brote repentino de la peste negra, su primera reacción es llorar y pedir auxilio. La segunda reacción, es matar indiscriminadamente a todo compañero que podría llevar el virus. La tercera… es quemarse a sí mismos.

Si bien está protagonizados por niños, este es un manga para adultos, que no quepa la menor duda. Desde profesores que empiezan a asesinar niños con martillos hasta insectos gigantes que muy “gráficamente” rompen todo lo que tocan (incluyendo seres vivos), lo único que se quedará con el lector al final es una sensación de vacío en ese lugar donde solían tener el corazón. Un niño puede ser racional, por supuesto. Pero cuando tienes a más de 500 sin agua, todos llorando por sus madres; bueno, digamos que es un monstruo totalmente distinto.

4 comentarios:

Jesús Cossio dijo...

Que fuerte! Esos mangakas visitaban lugares muuuy oscuros de la mente humana...

eduardo dijo...

Al final te animaste a hacer una nota sobre aula a la deriva, como supiste me pase un dia entero leyendo todo el manga. Los mangakas ponjas navegan en las partes mas oscuras del alma humana. Pareciera que al inicio se trasladan a otra dimension, pero cuando vas a avanzando mas no sabes en que punto del tiempo estas. Al igual que Umezu, tambien Junji Ito tiene cosas geniales como Gyo o una de sus mejores obras Uzumaki.

Saludos

Ed.

Raschid dijo...

Algo que también trabaja Umezu son nuestros terrores infantiles, cuando aún no se había instalado la racionalidad en nosotros...

Su trabajo recuerda la respuesta de Takashi Miike ("Audition", "Ichi the killer", etc.) a la pregunta de cuál era su película de horror favorita y respondió que cualquiera de las que vio de niño, porque las sensaciones que tuvo en ese momento nunca se repetirán... aunque con las historietas de Umezu tenemos aún esa posibilidad...

Gianco dijo...

Eso, el terror infantil, el miedo primitivo hacia la oscuridad. El factor de la racionalidad o la "irracionalidad" es sumamente interesante cuando hablamos de cómo los niños procesan el miedo.

En "Aula a la Deriva" recuerdo una parte en la que uno de los pocos adultos enloquece y desarrolla una especie de regresión, comportándose como un bebé. Los niños se preguntan por qué enloqueció y eventualmente llegan a la conclusión de que ellos al ser niños, no son tan racionales como los adultos y por lo tanto se les es más fácil procesar y enfrentar eventos imposibles cómo por los cuales están pasando.