sábado, 21 de mayo de 2011

Miguel Det renuncia a Perú 21...

... vía mensaje en facebook. (¿Ven lo útil que es la web 2.0?)

Uno de los mejores contribuyentes al suplemento gráfico del Otorongo se retira de la plana mediante una carta dirigida al director del periódico y bueno, digamos solamente que esta es un poquitín fuerte.

Me remito a linkearla. La pueden encontrar aquí y pues nada, espero que ahora Miguel pueda dedicarle más tiempo a la creación de comics ya que en verdad se extraña ver cosas nuevas suyas.

8 comentarios:

Salomon Fenix dijo...

Vaya todos los del Otorongo se estan llendo!!!!! primero fue Alvaro Portales luego Jesus COssio y ahora el! con esto se ve que en Peru21 las cosas no huelen bien :S

Benjamin corzo dijo...

Tomar la decisión de irse con la frente en alto no es fácil. Billetera mata dignidad dicen ahora los seguidores de la mafia.
Buen ejemplo Miguel. Mis respetos.
Benjamín Corzo

Gianco dijo...

Cada uno tiene sus motivos. Lo importante creo, es no juzgar a las personas cual sea la decisión que tomen.

carlos lavida dijo...

Si quieren aplaudir el gesto de Miguel pues bien, pero no se debe juzgar al resto sin conocer un poco del clima que se vive por dentro.
saludos

LUCHO ROSSELL dijo...

¡Vaya! Acabo de leer estos comentarios y me parece conchudo que Benjamin Corso venga a decir que "billetera mata dignidad" él sobretodo. Yo continúo en El Otorongo porque puedo opinar y lo hago libremente de otro modo me hubiera largado hace rato.

Roberto Alvarez dijo...

A raíz de la porquería de trabajo del tal Luis Rossell (http://blogs.peru21.pe/elotorongo/oto%20316-%20OTO-5.jpg) en la que insulta, humilla y menosprecia a los bomberos; en la que se escuda en la libertad de opinión, tengo que decir lo siguiente:

Hay que ser idiota para burlarse de esa manera de los bomberos y pretender que se tome como una broma o como un juego. Es indignante insinuar que los bomberos usan basura para educar a sus hijos. Este tipo Rossell debe tener caca en la cabeza para expresarse así, al igual de los directivos de El Comercio para permitir este insulto y bajeza. Es increíble que este pseudocaricaturista se escude detrás de un papel para humillar a personas que dan su vida por proteger a los demás y sin esperar recibir nada a cambio. Lo menos que debe hacer El Comercio es pedir disculpas públicas a los bomberos y despedir al tal Rossell.

Lucho Rossell, andate al carajo.

Miguel Det dijo...

Acabo de leer el comentario de Lucho Rossell y lamento tener que desmentirlo.La libertad no es tal cuando, pretextando motivos "estéticos" o necesidad de "versatilidad", te dejan de publicar de manera progresiva y creciente viñetas críticas contra los poderes fácticos ( y no simplemente contra los peleles y testaferros de la política criolla)- caso después del " baguazo" - para privilegiar la publicación de banalidad "social", fútbol y farándula, criterio de selección con el que tácitamente se conmina al dibujante a dejar de enviar aquellas( que, no siendo publicadas, tampoco serán pagadas) para terminar enviando sobretodo éstas ( claro, con las dos viñetas de ocasión para salvar las apariencias apariencias).Comprendo que debamos cuidar nuestro trabajo, pero no creo que ello suponga identificarnos con la línea editorial cada vez más derechista de Perú 21, como implícitamente se desprende de su comentario y del que lamentablemente tuviera ocasión de escuchar por parte de jovenes tempranamente mercenarizados para el "humor político"- y lo digo con la experiencia de haber trabajado cinco años en dicho suplemento-.

Miguel Det dijo...

Acabo de leer el comentario de Lucho Rossell y lamento tener que desmentirlo.La libertad no es tal cuando, pretextando motivos "estéticos" o necesidad de "versatilidad", te dejan de publicar de manera progresiva y creciente viñetas críticas contra los poderes fácticos ( y no simplemente contra los peleles y testaferros de la política criolla)- caso después del " baguazo" - para privilegiar la publicación de banalidad "social", fútbol y farándula, criterio de selección con el que tácitamente se conmina al dibujante a dejar de enviar aquellas( que, no siendo publicadas, tampoco serán pagadas) para terminar enviando sobretodo éstas ( claro, con las dos viñetas de ocasión para salvar las apariencias apariencias).Comprendo que debamos cuidar nuestro trabajo, pero no creo que ello suponga identificarnos con la línea editorial cada vez más derechista de Perú 21, como implícitamente se desprende de su comentario y del que lamentablemente tuviera ocasión de escuchar por parte de jovenes tempranamente mercenarizados para el "humor político"- y lo digo con la experiencia de haber trabajado cinco años en dicho suplemento-.