martes, 20 de diciembre de 2011

La Lichtenstein del siglo XXI

¡Ceci n'est pas un comic!


Lo que ven arriba no es un comic abierto. Es una pintura, un trampantojo que corresponde a la nueva colección de Sharon Moody, artista australiana. Moody ha escogido páginas reales de artistas como Jack Kirby o Sal Buscema y las ha pintado tal cual, dando la sensación de que se tratase de la foto de un comic real, más no la pintura de un objeto.

La intención de Moody es clara y la explica en sus propias palabras

"Recientemente, he estado haciendo pinturas basadas en juegos, muñecos y otras formas de entretenimiento que reflejan el deseo humano por la diversión y la estimulación. Estos objetos parecen ser los indicados para hacer trampantojos, los cuales por su propia naturaleza apuntan a desviar y a jugar con la ilusión, lanzando preguntas sobre nuestra percepción de la realidad."

Si me preguntan, me gusta su trabajo. Pero hay muchas personas que la han criticado al no citar las fuentes originales. Abajo pueden ver un ejemplo de una de sus pinturas junto al comic fuente.


Personas como Scott Edelman critican duramente el hecho que hay derechos de autor que están siendo ignorados por Moody. Personalmente, no me parece. Moody está aportando algo más a las ilustraciones que el mero hecho de copiar un dibujo. Lichtenstein no le pagó ni un sol a las compañías que hacían los comics de romance. Ni Warhol a DC Comics. O si prefieren un ejemplo más criollo, Cherman no pone "Copyright DC" en sus cuadros de Kamandi o Batman.

¿Sería bonito si la artista hace mención a los autores originales? Supongo. Pero es claro en este caso que hay un proceso transformativo que convierte la imagen original en algo más. Algo que me viene inmediatamente a la cabeza es el poster de Barack Obama que Shepard Fairey hizo en base de una foto de Mannie Garcia y que fue repetida por todos lados.

Los dejo con la página de Sharon Moody en caso quieran ver más de su trabajo. Pueden entrar aquí.

7 comentarios:

Carlos dijo...

Se debe tomar en cuenta, como dices Gianco, que no se trata simplemente de que copio el dibujo, si le muestras la obra a alguien y le explicas que todo es una pintura, se va a deleitar con el hecho que se ve como un comic real, si cambiara las imagenes base se tendria el mismo efecto en el observador. El logro esta en el hecho de ser capaz de transferir la sensación del objeto (el comic como producto) y no en las imagenes dentro de las viñetas. Claro está, uno se pregunta, ¿porque no creo su propio cómic y lo presentó en aquella pintura, porque no creo su propio heroe e historia? La verdad es que al crear un nuevo comic, y nueva historia se pierde la esencia y mensaje de antaño y nostalgia que la artista ha decidido integrar. En lo personal si pienso que debería señalar de que autor se ha basado para crear cada pintura pero no lo acusaría de robo intelectual.

De Lichenstein no sabría que decirte, en especial porque hay conocedores que especifican como el proceso fue de alargamiento y de pintura a través de puntos benday, replicando así el efecto logrado en el comic, y que todo estaba hecho a mano. Uno se pone a pensar y se da cuenta que si cambiaras la imagen, cuanto afectaría aquello la obra, es decir si eliges cambiar la imagen de los rostros, por otros inventados por el mismo Roy y no las viñetas dentro de los comics siento que el atractivo seguiría siendo el mismo. Sin embargo, en muchos casos notas como parece un simple robo, y lo único que Lichenstein aportó fue el alargamiento de la imágen, sin añadir nada nuevo a la composición mediante otra técnica.

Guido Cuadros F.A. dijo...

Mmm... el único mérito que le veo a la artista es su ''hiper-realismo'' pues sus cuadros realmente parecen fotografías de revistas abiertas. Más allá de eso no le veo ningún otro mérito, mucho menos ninguna contribución al medio de la historieta. Ojo: cuando estaba en colegio y en clases de arte me mostraron a Lichstenstein yo también decía algo así como ''que pendej... este pata, simplemente copia las viñetas de los cómics y se hace famoso''. Pero ya años después aprendí a apreciarlo. Lichtenstein hace una re-elaboración total de las viñetas en las cuales se inspira. Les cambia (perfecciona diría yo) la línea, la composición, el color, el letreado, etc. Creo que en el caso de Lichtenstein había un aporte mayor al medio, precisamente por que el autor demostraba que utilizando la misma estética y los mismos elementos se podía hacer algo un poco más elaborado con las imágenes cotidianas de los cómics.

Guido Cuadros F.A. dijo...

Hey Carlos:

Compara las viñetas originales con los cuadros de Lichtenstein y te darás cuentas de las grandes diferencias: la idea y el dibujo básico es el mismo, pero hay cambios en la línea (es decir, la forma y el detalle del dibujo), la composición (ajusta los elementos del cuadro y el espacio), el color y el letreado. No es una simple ''ampliación'', para nada.

Carlos dijo...

En muchos casos Guido si parece una simple ampliación y mas bien son los originales los cuales superan a Lichenstein.

En otros casos, puede que no parezca una simple ampliación, pero el trabajo original muestra un mayor dominio del dibujo y color que la obra de lichenstein que en muchas ocasiones aparece estática.

http://davidbarsalou.homestead.com/SCARED.gif

No me quiero meter en si su método fue ético o no, estoy refiriéndome a la apariencia de las obras mismas, y en mas de un caso no soy capaz de encontrar un mérito propio en diversos cuadros de lichenstein.

Guido Cuadros F.A. dijo...

Bueno Carlos, parece que simplemente no puedes o no quieres (estás en tu derecho) apreciar el aporte de Lichtenstein al arte. ¿Simples ampliaciones? ¿Imágenes estáticas? ¿Los originales superan las interpretaciones de Lichtenstein? Para nada hombre. Lichtenstein transformó algunas viñetas realmente anodinas -que si no hubiesen sido ''rescatadas'' por él hoy nadie se acordaría de ellas- en verdaderas obras de arte. Aquí ten pongo dos ejemplos, el cuadro ''M-Maybe'' 1965, compara el original con la versión de Lichtenstein:

http://www.notcot.com/images/M-MAYBE-thumb.gif

Observa el tratamiento del color, los fondos (totalmente distintos) el tratamiento de la línea (mucho más fina y estilizada)fíjate en los detalles: el pelo, la sombra en el cuello. Mientras que el original se ve ''viejo'' (al ojo no más se ve que es un cómic de los 50's o 60's), la interpretación de Lichtenstein -con su hábil manejo de los colores enteros y bien definidos, además de técnicas nuevas como el ''puntilleo''- se ve fresca, moderna, tanto que fácilmente pasaría como un cuadro del 2011. Aquí otro ejemplo, el cuadro ''Oh-Alright'':

http://www.notcot.com/images/OH-ALRIGHT-thumb.gif

¿Simple copia? Yo encuentro muchas diferencias, aparte de las obvias (peinado y color de pelo) el color, el tipo de ''entintado'' por así decirlo, le cambia todo el ''feeling'' a la imagen. repito: con una estética mucho más moderna, estamos hablando de uno de los padres del pop art. No es cualquier hijo de vecino amigo. Lichtenstein mostraba un salto cualitativo, de concepto, de imagen, de tratamiento de color, de composición de viñeta (o cuadro en este caso). Su estética ha influenciado a casi todos los movimientos artísticos de los 60's en adelante, sobre todo en artes como la historieta. Osea sí hubo un aporte al medio. Hay cantidad de autores actuales con la influencia pop de Lichtenstein y eso lo ves hasta en dibujos animados de cartoon network como en algunos cómics hasta de Marvel o DC (Darwyn Cooke, Chris Samnee, Tim Sale, Bruce Timm, por poner unos ejemplos).

Más ojo al piojo, esa influencia retro-pop o modern-retro está clarísima en estos dibujantes. Y Lichtenstein fundó los parámetros de ese estilo hace 50 años. ¡Saludos!

PD: En parte te comprendo en colegio cuando la profesora me mostró un libro de Lichtenstein le dije cosas como ''este es un copión, que vivo, no aporta nada, porqué no dibuja sus propios cuadros etc.'' Con los años comencé a apreciarlo.

Carlos dijo...

Mi edad no tiene que ver con mis ideas acerca de lichenstein Guido, aquello me paso a los 15 cuando creía que mignola no sabía dibujar y que Quitely dibujaba de una manera grotesca y hoy en día, a mi parecer, considero que Quitely es quizas el mejor dibujante del mainstream americano, el único que a mi parecer se le iguala es J.H Williams III por su constante exploración estética del medio.

Yo no considero a Lichenstein un ladrón ni considero que su obra está basada enteramente en simples copias, sencillamente no encuentro su trabajo tan fascinante como otros.

carlos lavida dijo...

Aprecio la intención de Lichtenstein y de hecho en su tiempo tuvo una originalidad que en Sharon Moody ya no se encuentra. ¿Pero qué pasa con los artistas plásticos?? qué lejos quedaron los ideales de corrientes como el Impresionismo o los Surrealistas. Adios al artista revolucionario. Bienvenidas las galerías del entretenimiento.

*Sin duda la técnica de S.M. los hace identicos al original pero también recordemos que Lichtenstein no se limitó al formato plano, hizo esculturas interesantes y raras con el mismo estilo.