miércoles, 13 de junio de 2012

LEAN ESTO YA !! Far Arden de Kevin Cannon

¡Boom shaka laka! ¿Cómo han estado todos? El Ciudadano Pop se tomó unas ligeras vacaciones impromptu y tuvo que ausentarse por algunas semanillas. Felizmente ya anda de vuelta y antes que nada, debe agradecer el gigantesco apoyo que los contribuidores del blog hicieron para mantener este barco a flote. ¡Gracias chicos! En verdad debemos juntarnos para respirar un poco de aire pronto.

Segundo, (y para que no digan que regreso con las manos vacías) les traigo un excelente comic que pueden leer sin pagar un centavo. ¿El nombre? Far Arden de Kevin Cannon.



A ver, por dónde empezar para hablar sobre el comic. Supongo que puedo decir que es el mejor comic infantil que he leído en mi vida. ¿Funciona eso? Es una historia esotérica, de esas que empiezan como un cliché de aventuras y que gradualmente se convierten en camaleones del género, usándolo como trampolín para desarrollar un discurso narrativo sobre el abandono, la mortalidad y la importancia del carpe diem.

Y es que en el mundo de Far Arden, todos los personajes son huérfanos. No en el sentido literal ojo, pero sí en el figurativo. Desde Army Shanks, el viejo lobo de mar, hasta Alistar, el niño que viste una piel de lobo sobre la cabeza, todos tienen un gigantesco hueco en el corazón generado por pérdidas emocionales. El hecho que la historia gire en torno a la búsqueda de una isla escondida es una interesante coraza para narrar la historia. Tenemos de esta forma una aventura en la que un pirata ártico (Army Shanks), un científico loco, y un burócrata gubernamental compiten para ver quién encuentra primero esta isla misteriosa llena de tesoros que todos los que han tratado de encontrarla en el pasado han desaparecido misteriosamente.

Lo interesante es la sutil manera en la que el comic va de acción frenética sin preocupaciones en su comienzo a una ponderación tristísima sobre la soledad en su final. ¿Y por qué me parece interesante? Porque entre nos, me parece una excelente forma de "educar" (guaj, que horrible palabra) a los pequeños sobre ciertas realidades de la vida. Y no, no me refiero a realidades como "¡Niños, si no van a la universidad, no van a ser nada en la vida!". Me refiero a realidades como "Hey, ¿Saben qué? A veces las cosas que amamos nos hieren, y a veces podemos sentir que vamos a morir de la pena. Pero debemos seguir adelante."


Pero alto, no todos son lágrimas y llantos. También es importante recalcar que este comic es superlativamente divertido. Tiene harto humor, es absurdo, está consciente de su propia naturaleza y viene cargado de acción (¿Alguien dijo peleas entre osos y luchadores de circo?). Y es precisamente el contraste entre comedia y tragedia lo que funciona tan bien y lo que lo eleva a otra esfera. Son más de 300 páginas y mal harían en no darle un vistazo.

Ah sí, antes que me olvide. Estén advertidos, las últimas 20 páginas son un golpe directo al estómago. Son un remolino de emociones que te dejarán triste, pero a la vez pensativo sobre cómo manejas tus relaciones personales. O mejor dicho, te dejarán pensando en un significado para todas las cosas que nos rodean. Puede que las respuestas nunca lleguen, pero el objetivo en sí es hacer las preguntas primero.

Lo pueden leer todo aquí.