martes, 29 de enero de 2013

¡Arrepiéntete!... o sigue pasándola bien. Un post pa' que leas a Jim Munroe

No es que el susodicho sea un autor imprescindible, pero está generando un universo interesante que, a mi parecer, tiene buen pronóstico, aunque luego suene irónico. Y es que el escenario es el apocalipsis, el firme, aquel en el que algunas corrientes teológicas cristianas han identificado el fenómeno del arrebatamiento, o mejor conocido en inglés como rapture. O sea, todos los buenos hombres de Dios se elevan en cuerpo y alma hasta el paraíso y el puñado de infames como nosotros se queda atrás. Tal cual es la premisa de Therefore Repent!


Así, según el primer cómic de este canadiense escritor de ciencia ficción que publica con su propio peculio, nos quedamos con el mundo para gozarlo nosotros solos, excepto por uno que otro mal perdedor o perdedora que se la pasa gritando que te arrepientas, según dice, porque habrá otra ascensión. Ilusos. 

En fin, nos quedamos con la tierra que está hecha un desmadre, pero en general todo bien, ya nos organizamos, hay suministros para todos y la vida continúa… excepto tal vez por esa milicia de ángeles exactamente iguales que acaba de llegar para ejecutar gente. La verdad que no sé porque lo hacen, pero mejor escondo a mi perro que habla… aguanta, que yo recuerde no hablaba antes del apocalipsis.


¿Qué te puedo decir?, Dios trabaja de formas misteriosas.


Hasta aquí no me vas a negar que el buen Jim hace que te pique un poco la curiosidad, y eso que el perro y los ángeles son solo el entremés, más adelante en la historia el que menos ya ha visto aunque sea un milagro. Munroe, aunque con una narrativa por ratos lenta, va desmadejando una serie de sorpresas que hace que el escenario se reformule constantemente sin mostrarte nunca su forma final, sino hasta que el desenlace es inminente. Este es el principal atractivo de la obra, no deja que la expectativa se pierda, antes de que el lector tenga una teoría sobre lo que está pasando, se introduce un elemento desconcertante. 

A un guión interesante se suma el dibujo de Salgood Sam (Max Douglas). Su onda es realista con una buena pinta de postal costumbrista, lo cual ayuda a que la historia transmita la sensación de calma después de la tormenta que al parecer es la intención del guionista. Algo crucial, considerando que la clave del guión parece ser desconcertar con extravagancias que rompen la tranquilidad con la que la narración se está dando.



Ahora, el cómic también tiene sus baches. Como ya dije, la narración a veces se atrasa un poco respecto a lo que se pretende narrar. Irónicamente, la conclusión de la historia va mucho más rápido y al cerrar el libro hay una desazón. El hecho de que el desenlace no sea tal, tampoco ayuda. Jim te devela el misterio pero ahí queda, es más descriptivo que conclusivo. Esto debió ser algo decepcionante en el 2007 cuando salió la obra. Pero tres años después el autor publicó su segundo comic, Sword of my mouth, el cual continuaba las peripecias postapocalipticas, esta vez en Detroit (la primera fue en California) y con personajes distintos, pero siempre dentro del mismo mundo. Esta nueva publicación hace repensar el final de la primera obra. 

Este dato adicional da pie para que uno se haga la idea de que el autor tiene algo más grande entre manos. Si esto es así, el final a medias de Therefore Repent! tiene más sentido, se trataría solo de la primera parte de una historia mayor en donde parece que va a confluir la experiencia de distintos personajes situados en distintas partes del mundo de Munroe. Si el pronóstico es correcto, creo que vale la pena seguir la producción del autor, considerando además el vistazo que se nos da del Edén a donde fue a parar toda la manga de ascendidos. Eso último fue para seguir animando a tu fisgón interior. 

En todo caso, puedes sacar tus propias conclusiones gratuitamente. En el 2009 Munroe liberó su cómic y lo entregó a las masas para que lo juzguen con su divina sapiencia. Pueden descargarlo legalmente y sin ningún costo en esta dirección: http://ia700400.us.archive.org/26/items/ThereforeRepent/thereforerepent.pdf . Sé duro pero justo.