lunes, 3 de agosto de 2009

Entrevista a Alvaro Portales, un artista de Opinión muy Gráfica (PARTE 2)

(Fotógrafa: Milagros Oviedo)

Continuamos con la segunda parte de la entrevista a Alvaro Portales, uno de los caricaturistas más conocidos de humor gráfico en el Perú. Autor de la sección de sátira en El Trome y ex miembro del Otorongo en Perú 21, Alvaro nos habla en esta segunda parte de su proceso creativo, la creación de su blog y su salida del diario Perú 21. No se olviden de leer la primera parte de la entrevista mouseando aquí y recuerden visitar su blog. Sin más ni menos, los dejo con Alvaro Portales.

----------

CP: No te consideras un historietista entonces.

AP: Para nada. Acá en el Perú si hay gente como Juan Acevedo que se dedican a hacer historietas. En realidad, él es el único historietista de vida completa que existe en nuestro país.

CP: Entonces, según lo que has dicho ¿Quiénes son los humoristas gráficos de peso en el Perú?

AP: Bueno, Carlín es un muy buen artista gráfico que le ha dedicado gran parte de su vida al humor político. También me gusta bastante el trabajo de Andrés Edery. Siempre me ha gustado su chamba y como humorista, tiene sus recursos. He visto trabajos suyos que tienen bastante influencia de Carlos Nine. Me gustó el humor que hacía Heduardo en los ochentas pero lo que hace ahora, la verdad no sé. En el pasado tuvo una época brillante.

(El Poder del Amor. Trabajo publicado en la revista Dedo Medio)

CP: Algunos de sus trabajos antiguos me recordaban a Quino.

AP: Claro. Creo que el problema con el humor político de esa época es que iba de la mano con las convicciones políticas que tenías entonces. Todos han vivido enamorados de esa izquierda que ha muerto y que se ha fosilizado. Ahora, si quieren hablar de eso o inclinarse hacia eso, los va a condenar a vivir en una isla, flotando solos.

CP: Pero en el fondo, el humor gráfico siempre ha tenido algo de izquierda. Siempre ha sido algo subversivo.

AP: Pero lo subversivo no tiene por qué pertenecer solo a la izquierda. La derecha también puede ser subversiva. Creo que lo subversivo va más que nada con la actitud que no te importa nada y que eres directo con lo que dices. Es jodido pensar que hay personas que te llamen de izquierda porque en una viñeta tocas cosas de derechos humanos. Es algo trastocado que alguien te llame ‘caviar’ por tocar temas de derechos humanos. En todo caso, prefiero que me llamen caviar a que me llamen fascista, nazi, derechista bruto, como muchos columnistas o directores de periódicos. Al contrario, uno siempre va a estar más inclinado al concepto de libertad, de derecho a opinar, etc. Yo creo que hasta un neonazi tiene derechos. Lamentablemente hay que respetar también lo que él quiere ser. La diferencia es que él no me va a soportar que yo sea de izquierda o nihilista y por eso me va a meter un puñete y me va a agarrar a garrotazos.

(Lucianita en el País de la Corruptela. 10/10/2008)

CP: Cambiando un poco de tema, ¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Puedes guiarnos un poco desde que tienes una idea hasta que la plasmas en el papel?

AP: Claro. Lo primero es pensar en lo que podría ser el tema. Interiormente, le doy vueltas. Puedo estar hablando con mi esposa de cosas personales o de la familia pero en mi cabeza voy a estar pensando: “¡Carajo! No me sale la idea” (risas). Es un ejercicio la verdad. Personalmente, hago más ejercicios mentales que con papel. Ahora estoy trabajando con la intervención de imágenes, las adapto para viñetas. Lo que pasa es que el dibujo me toma mucho tiempo y ahora con Internet y los blogs, las cosas tienen que ser un poco rápidas. Plasmar una idea me tomaría mucho tiempo. Otra cosa que hago es buscar si mi idea no existe en Internet. El peligro en Internet es que no te repitas.

(Peruvian Pop. Publicado el 24 de Junio -día del Campesino- en Perú 21)

CP: Claro. Cuando murió Michael Jackson, hubo como 6 o 7 artistas que tuvieron la misma idea. Una especie de consciencia colectiva.

AP: Claro, y lo hacen sin querer queriendo. Pero si no encuentro mi idea, entonces la plasmo. La verdad es que siempre corres el riesgo que haya alguien con un trabajo similar. Y siempre ganará el que fue primero y siempre perderá el que haya sido último. Son dos cosas. Puede haber coincidencias y puede haber intenciones de copiar.

CP: Pero siempre es posible que alguien copie desde el subconsciente. Que alguien haya visto una imagen hace quince años y que sin pensarlo, la reproduzca tal cual.

AP: Claro. Hace poco, una persona me comentó que una viñeta que hice sobre el Informe de la Comisión de la Verdad en la que aparecía una cabeza con huesos detrás y un militar barriendo los huesos, ya la había hecho otro dibujante. Yo juré que no lo había visto y pedí que me enviaran el referente para saberlo. Hoy en día, es sumamente difícil creer que has descubierto la pólvora con una idea nueva. Yo he visto dibujos míos parecidos a dibujos en libros de los cincuentas, sesentas. Los veo y digo “Carajo, lo que yo he hecho se parece a esto”. Si se da el caso que hago algo que alguien haya hecho antes, entonces caballero nomás, y lo retiro. No viene al caso poner en vitrina cosas que ya han sido creadas.

CP: Volviendo a lo que era tu proceso, ¿puedes explicarnos un poco la parte técnica? ¿Con qué herramientas trabajas?

AP: Para lo que es dibujo, trabajo con estilógrafos. Me he acostumbrado al blanco y negro y me parece que es bacán para las tramas. Ahora trabajo más con la computadora para lo que es diagramación de la viñeta. Uso lo más básico del photoshop: colores planos, tramas mecánicas de computadora. Un efecto que me gusta es el de presentar imágenes como fotocopias, los altos contrastes. Ahora me interesa mucho el trabajo del grafitero Banksy. Es un anónimo que hace bastante opinión gráfica. Sus trabajos son consideradas obras de artes y hay personas que rompen paredes en las que ha hecho murales y las ponen en galerías de arte.

(Parte de serie de trabajos - Mi Bandera)

CP: Cuéntanos un poco de tu blog que ha tenido bastante acogida. ¿De dónde nace la idea?

AP: Siempre tuve sentimientos encontrados con los blogs. Al comienzo no me inquietaban para nada. Cuando trabajaba en Perú 21 hubo dificultades propias de trabajar en ese medio. Yo me mataba haciendo tramas y poniendo colores en las viñetas pero al momento de verlo impreso, salía hasta el culo. Yo iba donde los editores a reclamarles y me decían que en verdad todo era un a ruleta. A veces podía salir bien y a veces mal. Yo tenía semanas en las que veía mis trabajos hechos un adefesio. Lo mismo con otros artistas que trabajaban con otros tipos de herramientas más artísticas como colores pastel, acuarelas. Les salía hasta el queque. Sin embargo, cuando ves los trabajos en las computadoras, se ven distintos. Los estás viendo tal cual, con mayor resolución. Al comienzo la idea era que las personas vean mis trabajos publicados pero mejor de lo que se podían ver en el periódico. Y bueno, decidí abrir el blog y colgar lo que publicaba semana a semana en Perú 21. Y cuando sucede mi problema con Perú 21, decido seguir publicando en el blog pero tocando temas más de coyuntura del momento. Esto me pareció una gran ventaja que te ofrece el blog. Otra es la libertad que te otorga.

(Fotógrafa: Milagros Oviedo)

CP: Nadie te censura en un blog.

AP: Si pues. No hay nadie que te diga “Esto no puede salir”. Me doy cuenta también que las personas se interesan más en entrar al blog cuando decidí salir de Perú 21. Antes nadie entraba. Ahora manejo temas diferentes y puedo manejar 3 o 4 temas a la semana. Y también se trata de experimentar. Mostrar mi opinión y dejar que la gente opine.

CP: Es full experimentación.

AP: Claro. Digamos que ahora mi soporte es Internet. He tocado temas que son netamente de Internet. Cuando empezaron a decir que los blogs estaban muriendo, hice una serie de dibujos que las personas que no paran en Internet no entenderían. Lo mismo con el twitter. ¡La gente veía el pajarito azul y me preguntaban qué era! (risas)

CP: Sobre tu salida del Otorongo y de Perú 21, hay muchas personas que te ven ahora como un artista rebelde, un subversivo.

AP: No, no…

CP: ¿Tú de qué manera te ves?

AP: Me parece exagerado. Lo que pasó en Perú 21 es que cuando sucedió lo ocurrido, ellos me plantearon una nueva forma de trabajar que no era la que yo ejercía durante la época de Rodrich. Cuando él era director, yo no tenía dirección. Me dieron carta libre para hacer lo que yo quería, conociendo siempre los límites claro. Hay cosas que se pueden tocar y cosas que no se pueden tocar. Una vez tuve el atrevimiento de hacer dibujos de crucifixiones para semana santa en el Otorongo y mi esposa me decía: “No seas huevón. Tu solo te lo buscas.” En esos casos no voy a salir corriendo a la calle gritando “¡Me han censurado!”. Yo solo me lo buscaba. Si conozco los límites, no puedo ser huevón en tratar de romperlos. Yo me sentía cómodo trabajando los temas que creía convenientes. Y a Álvarez Rodrich le gustaban las cosas que hacía.


CP: Y tú nunca te censurabas.

AP: Para nada. Nunca viejo, nunca. En un inicio quise ser estúpido probando tonterías. Pero de ahí me puse a pensar y dije: “¿Para qué voy a perder el tiempo en chistes de crucifixiones cuando puedo hablar de derechos humanos, de militares que matan gente, de sexualidad, de racismo?” Incluso quise tocar temas del discurso racista de un presidente que usaba la palabra cobrizo. Esos son los temas. Hay cosas que son mucho más importantes y que pueden servir para más gente. Empecé a joder a la política de otra forma.

CP: ¿Y en qué momento ocurre el problema?

AP: Fue cuando me llamó el director a mi celular – y algo cierto es que cuando un director te llama al celular, la cosa está jodida – y me pidió que vaya al periódico para ver un asunto de pagos. El asunto es que el director y la editora me plantean un nuevo sistema de trabajo que radicaba en el que debía presentar bocetos de mi trabajo para que me digan cuál están bien y cuáles mal. ¡No jodan pues! Otra cosa que me dijeron es que en vez de cerrar el miércoles, podía cerrar los martes, de forma que tuviera más tiempo para corregir cosas exageradas que no podían gustarles. De hacer cosas más cómodas para ellos. Pero no pues ¡Tampoco! Yo no he trabajado así, ni trabajo así ni trabajaré así. Yo no mando bocetos al Trome. Envío lo que pienso que es conveniente para ellos y punto. Se supone que uno es un profesional. Uno no le pide a Giacosa que envíe borradores de su columna. Yo no me considero a la par de él pero sí creo que soy un profesional en esto.

(Trabajo sobre discurso del presidente Alan García)

CP: ¿Y crees que eso tiene que ver con la forma en la que las personas ven el humor gráfico?

AP: Yo defiendo mi trabajo de esta forma y siempre lo he hecho. Si uno me pone ese tipo de condiciones, para mí la cosa está podrida. ¿Cuál es la idea? ¿Que si vuelve a pasar una cosa parecida, me van a llamar para decirme “Oe, tu chamba no sale esta semana”? No pues. Simplemente no puedo trabajar así. Yo no puedo llenar esa condición de dibujante que uno necesita. Para tal cosa, hay cinco, seis personas que pueden llenar el espacio que yo dejé. Otra cosa ingrata por parte de la editora con la que trabajaba es que ella era la única que sabía el tipo de trabajo que yo hacía en Perú 21 y es algo que no le dijo al director. En ningún momento trató de convencer al director y decirle “Mira. Este pata ya tiene tiempo en esto. Es el único huevón que tiene espacio fijo en el semanario.

CP: Pero es cierto que tú manejabas un estilo o un punto de vista que hasta ahora no se ha visto replicado en el segmento.

AP: Yo creo que cada uno tiene su forma de manejar la opinión política. Y puede que mi punto de vista sea incómodo para ciertas personas pero algo que decía Álvarez Rodrich y que también decía Hildebrandt con respecto a un periodista es que uno tiene que ser incómodo con el director. Uno no puede ser complaciente. Uno no está haciendo el crucigrama. Soy un humorista gráfico y me están pagando por dar mi opinión. Y de alguna forma, mi opinión tiene que joder. Salvo que se de la situación que tengas una comunión con el director y el columnista y con el periodista y con la noticia misma. En ese caso, las cosas marchan de maravilla. Pero en este caso yo me di cuenta cuando pasó todo esto que las cosas iban a cambiar para Perú 21 y definitivamente han cambiado desde que entró el nuevo director. Y hay muchas cosas que tú puedes ver en mi blog y que de hecho podrías haber visto en Perú 21.

(La Verdad Aunque Duela. 26/08/08)

CP: La libertad del blog no significa que te puedas ir al extremo.

AP: Claro. Solo porque se trata de Internet, no puedo hacer lo que me da la gana. Yo no creo que esté manejando cosas exageradas en el blog porque tampoco se trata de llegar al libertinaje. No voy a ponerme a dibujar a Alan en cuatro patas y a Del Castillo que viene y le mete una cosa por atrás. ¡No pues! Hay formas de joder sin ridiculizar de esa manera. Uno puede querer joder y ser chaveta, ser el WWF del humor, que no se metan contigo. Pero la verdad es que uno debe tener un poco de responsabilidad. A mi no me parece que lo que hice esa vez fue caca con moco. Era lo que siempre salía y mucha gente me lo dijo. Si pasó eso con ese tema, imagínate con otras cosas. Y bueno, eso fue en resumen, lo que pasó con Perú 21. Y para serte honesto, esta es la primera vez que converso con alguien de este asunto. A mí me llega al pincho que alguien como Henry Spencer haya llamado a la editora para saber su opinión en vez de preguntarme a mí. Se han dicho mil cosas y hay personas que seguro piensan que he querido inmolarme o ponerme en la vitrina de los censurados.

CP: Entonces tú no te ves para nada como un rebelde del humor gráfico.

AP: No, para nada. ¿Por qué creer que la opinión de uno tiene que ser algo de gasolina y mecha? Si te hago una pregunta sobre derechos humanos y me dices que estás en contra de los militares, eso no tiene por qué ser considerado como subversión contracultural.

CP: Cierto. Bueno Álvaro, mil gracias por la entrevista. Y para dejar algo en claro… nada de historietas en el futuro ¿no?

AP: (risas) No viejo, nada que ver. Eso ya es un caso perdido. Se lo dejo a otras personas que la puedan ejercer mejor.

CP: (risas) Listo. Muchas gracias.

AP: No, al contrario. A ti.

----------

Gracias a Álvaro por su tiempo y no se olviden de visitar su blog.

(Fotógrafa: Milagros Oviedo)

6 comentarios:

Guido Cuadros F.A. dijo...

''Y puede que mi punto de vista sea incómodo para ciertas personas pero algo que decía Álvarez Rodrich y que también decía Hildebrandt con respecto a un periodista es que uno tiene que ser incómodo con el director. Uno no puede ser complaciente. Uno no está haciendo el crucigrama. Soy un humorista gráfico y me están pagando por dar mi opinión. Y de alguna forma, mi opinión tiene que joder.''

Aunque discrepo de muchos de las ideas de este humorista grafico, en esta estoy de acuerdo. Se aplica tambien a los blogs de cualquier tematica, y en particular a mi blog: COMIC APOCALIPSIS. Uno como periodista, o como comentarista cultural o lo que sea, tiene que incomodar, tiene que joder, no por chacota, si no porque es necesario para fomentar una cultura democratica, criticar cuando hay que criticar sin remilgos ni consideraciones, y diciendo lo que uno piensa por mucho que joda. Hay miles de blogs que solo hacen comentarios complacientes, y en algunos casos hasta lambiscones con todo lo que tiene que ver con la publicacion de comics en nuestro pais. Así no se crea debate, discusión, reflexión, nada.

Saludos!

Guido Cuadros
www.comicapocalipsis.blogspot.com

Gianco dijo...

Hey Guido
Gracias por el aporte y que bueno que hayas disfrutado la entrevista. Saludos!

RoQ dijo...

wow, este tio es lo maximo, es una pena que no piense en hacer historietas (me gustaba koch) y coincido que heduardo da pena.

Muy buena entrevista la verdad y... OYE ALVARO, YO TE LEIA EN EL MAÑUCO!!!!

Gianco dijo...

jaja, gracias por el comentario RoQ,
Estoy seguro que Alvaro aprecia el cariño que sus hinchas longevos tienen por él. Saludos!

Aquiles Martin dijo...

Yo llegué al blog de Álvaro gracias al blog de Heduardo, y entre sus comentaristas le preguntamos si Álvaro iba a salir al siguiente viernes recuerdo que su respuesta fue algo como: "Álvaro hizo lo que yo hubiera hecho si no quisieran sacar un trabajo mío, renunció."

Una vez también revisando su archivo del blog, la diferencia es grande, antes de su renuncia nadie entraba y ahora le va muy bien allí, al final el público, es decir yo y los miles de seguidores de su portal, lo encontram mucho mejor en su blog, lástima también que hay mucha gente que no sabe de la existencia de estos medios de comunicación.

A varios amigos les pasé la dirección de su blog, y casi siempre era la misma sorpresa, ah manya, qué bacán.

Tá buena la entrevista, ya era necesario que se acaben los misterios, saludos desde trujillo.

Gianco dijo...

Hey Aquiles,
Gracias por visitar el blog. Es cierto lo que dices del nivel de su trabajo en el blog. Creo que esta especie de "libertad" le ha permitido alcanzar un nivel de experimentación y evolución que no se podría haber dado en un formato impreso. Saludos!