martes, 19 de julio de 2011

Daniboi dice: Una más para Potter

Acabo de ver el post de Gianco sobre Potter 8. Bueno, después de 10 años de seguir las aventuras de "El niño que sobrevivió" en cines, finalmente se acabó el hype sobre el mago y sus interminables películas. Personalmente, para mi esto acabó hace años con la salida del último libro. Las pelis eran más como un pequeño "hit" para olvidar que ya había acabado.


(SPOILERS, pero no muchos)

Ayer, tras ver "Deathly Hallows, Part 2", terminé con la misma sensación que tuve tras todas las películas de Potter: Esto está descarrilado. Muy gringo. No van más allá con la esencia del libro. Y es ahí donde pierden todo mi fandom. Si algo me gustó de ver esta entrega, es que me recordó por qué me gustan los libros tanto, y que no importa cuánto esfuerzo le pongan, no van a poder rescatar ese espíritu jamás en las películas. Se quedan en el primer nivel narrativo, y no le dan suficiente peso a lo que hay detrás.

Viendo E.T. hace poco pensaba: algo así debería ser la adaptación de Harry Potter. Elementos de magia, pero siempre con la lucha interna de cada personaje muy presente. Parece que los productores de las películas tenían miedo de explorar esto.

Harry Potter es la historia de un niño que no tiene casa (o que no vive contento en casa) y que tiene la chance de escapar y ser héroe en un lugar mágico. Y, claro, tienes todo el plot con Voldemort y compañía, pero no deja de ser la historia de un niño y la búsqueda por su hogar ideal. Primero lo encuentra con Dumbledore, luego con Sirius Black, finalmente le toca a él defender su hogar, Hogwarts. Es por ello que el penúltimo capítulo del libro termina con algo como: "En ese momento Harry solo pensaba en ir a dormir a su cama en la Torre Gryffindor, había tenido demasiados problemas para toda una vida y merecía descansar". Hogwarts era su casa. Creo que el único momento en que sentí esto fue en la tercera película, la de Alfonso Cuarón y la mejor de lejos, cuando Harry y sus amigos andaban en su habitación siendo adolescentes y nada más. En el libro obviamente este es un elemento presente.

(Fast Times at Hogwarts High)

Ahora, hablando ya un poco más del show. La Batalla por Hogwarts tenía que ser LA batalla. Ver a tanto mago entrenarse, era justamente para este momento. Poniéndome en el pellejo de alguien que nunca ha leído los libros, la batalla final se queda a medias. Falta un poco más de acción. Yo quería ver al castillo y las estatuas realmente defender el castillo. Rowling lo narra mejor, mucho más mágico y épico, y supongo, sin presupuesto.

Finalmente, hay algo que Rowling añade desde el libro 5 y que las películas no explotó como yo esperaba y era el factor nostalgia. Desde "La Orden del Fénix", JK nos da pequeños comentarios de narrador que te hacen pensar en el primer o segundo libro, y que te hacen entrar en cuenta que Harry envejece, pero sobretodo que el final se acerca. Que con la infancia de Potter acaba esta historia. No hubo un momento en la película en que digas: si, los vimos crecer, y así se acaba.

Pero lamentablemente, así se acabó.
.

1 comentario:

Renato Constantino dijo...

En algún momento quería gritarle a los niños que veían la batalla y se emocionaban: "¡Diablos!... ¿es que no han visto una batalla de verdad como la del Abismo de Helm?"

Esa fue la mayor decepción de la pela. A las otras ya nos habíamos acostumbrado.